Olivia Newton-John nos deja. Nosotros quedamos desesperanzadoramente devotos a Sandy (III).

El éxito con Grease

La carrera de Olivia Newton-John se disparó después de protagonizar la adaptación cinematográfica del musical de Broadway Grease en 1978. Le ofrecieron el papel principal de Sandy después de conocer al productor Allan Carr en aquella cena en la casa de Helen Reddy.

(en la foto, con su coprotagonista John Travolta)

Grease, dirigida por Randal Kleiser, fue un éxito masivo en la taquilla en 1978, y sigue siendo uno de los musicales más populares de la historia más de 40 años después. La película también fue elogiada por los críticos.

Kleiser, en el centro, con los protagonistas de su película; y un anuncio publicitario de la misma.

La banda sonora de la película se hizo muy popular y obtuvo una nominación al Oscar. El álbum estuvo 12 semanas no consecutivas en el #1 y para Olivia produjo tres sencillos Top 5:

  • Summer Nights (#5 Pop, #21 AC) con John Travolta y el elenco de la película, certificado «oro» por MC, RIAA y SNEP, y «plata» por BPI. Esta canción proviene de la obra original escrita por Jim Jacobs y Warren Casey, pero las dos primeras de esta lista fueron escritas y compuestas por su productor musical de mucho tiempo, John Farrar, específicamente para esta película.

De izquierda a derecha: carátula del mencionado sencillo; Jacobs; Casey; Farrar.

Newton-John llegó a ser la segunda mujer —después de Linda Ronstadt (en la foto) en 1977— que lograse tener dos sencillos —Hopelessly Devoted to You y Summer Nights—, en el top 5 de Billboard, simultáneamente. Su actuación le valió un Premio de la Elección del Público de E!  —E! People’s Choice Awards— a la Actriz de Cine Favorita, fue nominada para un Globo de Oro como Mejor Actriz en un Musical, e interpretó la canción nominada al Oscar —Hopelessly Devoted to You— en los Premios de la Academia de 1979.

You’re the One That I Want fue clasificado como uno de los sencillos más vendidos de todos los tiempos.

Olivia casi no participa

Al principio, Olivia dijo que NO, lo cual habrá confundido a Carr, ya que ya le había ofrecido el papel. Olivia estaba desilusionada debido a su experiencia en Toomorrow y preocupada por ser demasiado vieja para interpretar a una estudiante de último año de secundaria (12 grado de bachillerato; ella tenía 28 años durante la filmación de Grease).

«No podía interpretar a una estudiante de secundaria a los 28 años», escribió Newton-John en su autobiografía Don’t Stop Believin’ (que no tiene nada que ver con el éxito de Journey -en la foto- de 1981, sino de su propio álbum de estudio homónimo de 1976), y lo mismo le dijo a thelegraph.co.uk en enero de 2017.

El director Randal Kleiser al menos sabía que su primera opción —Olivia— podría cantar, fuese o no capaz de actuar frente al candente John Travolta, que acababa de salir de Saturday Night Fever.

Kleiser recordaba: «Olivia Newton-John fue nuestra primera opción para el papel de Sandy, pero tenía algunas preocupaciones. Había tenido una mala experiencia en una película inglesa y no quería repetirla».

«(A los 28 años) no estaba segura de que se vería como una joven de 17 años y quería asegurarse de que ella y John parecieran contemporáneos. John era un poco más joven (23 años). Pidió que le hicieran una prueba de pantalla para ver cómo se encontraría y sentir cómo sería la química entre ella, John y yo».

En efecto, Newton-John insistió en una prueba de pantalla con su coprotagonista. De todas formas, John Travolta se hizo amigo de ella y la convenció de quedarse.

Al respecto, Olivia plasmó en sus memorias: «John era encantador y realmente quería que yo hiciera (la película). Ese fue uno de los factores decisivos (…) En persona, John irradia pura alegría y amor. Ese día, fui recibida por esos penetrantes ojos azules y la sonrisa más cálida del planeta, y él me saludó con un fuerte abrazo como si ya fuéramos amigos de toda la vida. ¿Cómo podrías decirle que no a John Travolta?»

(en la foto, la portada del libro de la cantante y actriz)

Al final, la prueba funcionó lo suficientemente bien como para convencerla de que podía manejar el papel.

«Ella encarnó al personaje al principio de la película, y todos esperábamos que pudiera lograr la zorra sexy al final», dijo Kleiser. «No podríamos haber estado más emocionados por el resultado final». Ese resultó ser un éxito de taquilla.

Pero hubo que hacer un cambio

En la versión de Broadway de Grease, el personaje principal femenino es Sandy Dumbrowski, una estadounidense.  La película se adaptó al acento australiano de Newton-John y creó a Sandy Olsson, una australiana que vacaciona en los Estados Unidos y luego emigra con su familia.

Las 2 Sandys

Según el artículo que Rachel Syme escribió para newyorker.com en 2022, en sus memorias de 2018, Don’t Stop Believin’, Olivia Newton-John describe su trabajo en la película como «una historia de dos Sandys».

Estaba «Sandy #1», la ingenua de vestiditos rosa que siempre se queda en casa, nunca besa y solo habla, y «Sandy #2», la zorra que se lame los labios en pantalones de spandex muy apretados. «La #2 fumaba, vestía cuero negro y tacones altos, y enroscaba sus piernas alrededor de un adolescente mientras bailaba por los terrenos de la escuela», escribe Olivia. «Sandy #2 era deliciosamente salvaje, y había una gran acumulación de emoción dentro de mí para finalmente darle vida».

Esta dicotomía, escribe Rachel, una chica buena que anhela ser mala, una chica mala descarada que hace todo lo posible por ser buena, resonó a lo largo de la larga carrera de Newton-John como actriz y cantante. Newton-John era vivaz y atractiva como joven cantante pop, una chica Breck, soleada, con cabello en capas de ondas largas, y un timbre brillante y relajante.

Breck Girls se le llamaron a las caras femeninas utilizadas como publicidad por Breck Shampoo, una marca estadounidense de champú.

Sin embargo —opina Syme—, fue una especie de arriesgada estética en sus películas más populares, interpretando no solo la sirena aplastante de cigarrillos de Grease, sino también la musa griega Terpsícore que patina sobre ruedas en la épica disco de 1980 Xanadu, un clásico de culto que ha sido difamado y aclamado tantas veces que más o menos se ha convertido en leyenda.

Fue la dulce intimidad de Newton-John como cantante lo que la preparó perfectamente para interpretar a la ingenua Sandy en la pantalla.

Syme clasifica la actuación de Olivia como uno de los grandes debuts cinematográficos de todos los tiempos. Su mojigatería chirriante y su inocencia lunar mientras llora Hopelessly Devoted to You contrasta tan aguda y tontamente con su personalidad de mujer fatal al final de la película que todo se siente como un comentario irónico y exagerado sobre el poder del vestuario y la fantasía colectiva.

La relación de los protagonistas

En 2019, cuando la pareja estaba filmando una sesión de preguntas y respuestas, Travolta dio un firme «¡sí!» cuando se le preguntó si hubo tensión sexual en el set. Él dijo refiriéndose al dúo altamente cargado que Sandy y Danny interpretaron al final de Grease: «Creo que viste eso en You’re the One That I Want. Casi puede palparse esa tensión allí mismo».

(en el punto 2 del Apéndice podrás ver el video y leer un artículo que se publicó sobre él, donde Olivia y Travolta demuestran la química que había entre ellos durante una entrevista; sigue este enlace: https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/10352)

En un clip exclusivo proporcionado a Entertainment Tonight (ET) del audiolibro de sus memorias, Don’t Stop Believin’, Newton-John recuerda con cariño su prueba de pantalla para Grease con John Travolta en Paramount Studios (en la foto) en Los Ángeles:

«Cuando entramos juntos a la habitación, fue mágico, y todos lo vieron, lo sabían. No podían negar este tipo de química. Estábamos uno al lado del otro, de cerca y personalmente: Sandy y Danny parados allí en carne y hueso. ¿La mejor parte? Ni siquiera habíamos leído una línea».

En 1983 protagonizaron juntos la comedia romántica Two Of A Kind, y también hicieron una aparición en el video musical de Michael Jackson para Liberian Girl en 1987.

Olivia y John se reunieron de nuevo en 2012 para grabar un álbum navideño llamado This Christmas. La idea surgió cuando Newton-John le envió una tarjeta navideña a Travolta, señalando que las canciones de Grease se habían convertido en el dúo más vendido en la  historia de la música pop.

Izquierda: el disco con canciones navideñas; derecha: John Travolta y Olivia Newton-John fotografiados en Nueva York el 12 de diciembre de 2012.

El álbum, por cierto, también cuenta con los conocidos músicos Kenny G, Barbra Streisand, Chick Corea, Cliff Richard, Tony Bennett, Count Basie Orchestra y James Taylor como invitados especiales en algunas canciones. Todas las pistas del álbum fueron grabadas en una sola toma.

De izquierda a derecha: Kenny G, Streisand, Corea, Richard, Bennett, Count Basie Orchestra, y Taylor.

Tanto Olivia como Travolta acordaron donar las ganancias del álbum por igual a sus respectivas organizaciones benéficas, la Fundación Jett Travolta para menores con discapacidades y el Centro de Cáncer y Bienestar Olivia Newton-John.

I’ll Be Home For Christmas con Barbra Streisand.

Los coprotagonistas de esta película siguieron siendo muy cercanos, incluso después de cuarenta años. Olivia y Travolta estaban celebrando el lanzamiento de Grease en DVD el 24 de septiembre de 2002 en el Paramount Lot en Hollywood, cuando subieron al escenario para cantar You’re The One That I Want ante un público extasiado compuesto por numerosas estrellas y equipo de la película.

Olivia, que había estado en su gira por América del Norte, se subió a un avión y voló a mitad de camino a través de los Estados Unidos para asistir a la fiesta y reunirse con su famoso compañero de reparto.

Asimismo, cuando Olivia Newton-John fue diagnosticada con cáncer de mama, John Travolta estuvo a su lado para apoyarla. Hablando en 2018, Olivia dijo: «Ha sido maravilloso. Me llama y se preocupa. Vino a uno de mis shows, justo antes de que esto sucediera, en realidad, justo antes de mi diagnóstico.

John Travolta habla muy bien de Olivia: «Ella siempre ha sido un ser humano increíble y una inspiración para millones». Y esto lo dijo después del diagnóstico de cáncer de Olivia. «La conozco muy bien. Si todos ponemos nuestras intenciones para que ella supere esto, ella lo sentirá y la apoyará. La amamos y ella nos ama a nosotros».

Olivia Newton-John y John Travolta durante una fiesta por el 40 aniversario de Grease en el Teatro Samuel Goldwyn el 15 de agosto de 2018 en Beverly Hills. la foto extrema derecha muestra el citado teatro.

Olivia, de 71 años, y John, de 65, fueron fotografiados vestidos como sus personajes de Grease en el evento de canto en Meet ‘N’ Grease en el Coral Sky Amphitheatre —hoy iTHINK Financial Amphitheatre— en West Palm Beach, Florida, en 2019. Al compartir una foto en Instagram, Olivia escribió en ese momento: «¡Primera vez disfrazada desde que hicimos la película! ¡¡Qué emocionante!!»

Los pantalones de cuero

La transformación de Sandy al final de Grease, de lo dulce a lo seductor, fue una gran revelación en la película. Olivia Newton-John pasó de usar faldas y calcetines bobby a pantalones de cuero ajustados.

En un momento de la filmación, esos pantalones de cuero crearon un problema, pues la cremallera se rompió.

Olivia le contó sobre ello a Matt Cohen de ET, cuando este se reunió con ella en octubre del 2019 para discutir los más de 500 artículos que había decidido subastar el próximo mes para beneficiar al centro de tratamiento del cáncer que lleva su nombre en Australia.

«Tuvieron que coserme en ellos para poder filmar», reveló Olivia.

En efecto, durante una semana la persona del vestuario tuvo que remediar la rotura mientras Olivia vestía sus pantalones, que estaban terriblemente ajustados.

Olivia conservaba consigo el susodicho pantalón, pero sin darle uso. Junto al artículo en Julien’s Auctions en Beverly Hills, California, Olivia dijo: «La cremallera todavía está rota, pero (el pantalón) es fabuloso. Es simplemente precioso».

Para empeorar la situación, la actriz tuvo que actuar en ellos durante una ola de calor. Ella comentó que, mientras filmaban, experimentaron temperaturas sofocantes en Los Ángeles en ese momento, lo que hizo que filmar la escena fuera un desafío.

«Era bastante cómodo, excepto que hacía un calor increíble», le dijo Newton-John a ET, y luego agregó: «Estaban teniendo una ola de calor, así que obviamente tuve que quitarme esta chaqueta entre tomas porque hacía mucho, mucho calor. Sudé en esta chaqueta».

La chaqueta

La mencionada chaqueta fue la que Olivia vistió en la escena final de la transición de la excesivamente virtuosa Sandy a la «envaselinada» Sandy del carnaval escolar en Grease.

«Así que, obviamente, tuve que quitarme esta chaqueta entre tomas porque hacía mucho, mucho calor», contó la actriz.

La propia chaqueta Pink Lady de Newton-John estuvo en la subasta. Como los fanáticos de la película saben, Sandy nunca fue incluida en la pandilla de chicas de la película, pero cuando terminó la producción, hicieron de Newton-John un miembro honorario y le regalaron su propia chaqueta, que incluso está bordada con el nombre de su personaje.

«Quería ser una “Dama Rosa”, quería ser aceptada por ellas», dijo Newton-John sobre su personaje en la película, «Pero, por supuesto, al final no fui parte de ese grupo. Entonces, el equipo, al final de la filmación, me presentó mi propia chaqueta Pink Lady, para que me sintiera parte de ellas».

Lo cual fue un honor para la estrella, cuyo personaje siempre quiso ser aceptado por aquellas.

El enamorado

Pero ya fuese recatada o de labios rojos, Olivia ciertamente tenía una cualidad magnética en el set, y eso impactó a uno de sus compañeros de reparto.

Se trató de Jeff Conway, quien interpretó el personaje de Kenickie. Dice una fuente que el actor se prendó tanto de Newton-John, que apenas podía hablar cuando ella estaba cerca. Sin embargo, Olivia no compartía los mismos sentimientos, y nunca se dio una relación entre ellos más allá de la colaboración profesional para la película.

No obstante, Conaway sí comenzó una relación de pareja con alguien que le conoció durante el rodaje de Grease: Rona Newton-John, la hermana mayor de Olivia, quien también se hizo actriz.

(en la foto, Jeff y Rona en los años ’80)

La canción que hizo la diferencia

Una vez que terminaron de filmar Grease, el productor de Olivia, John Farrar, notó que faltaba la canción en solitario de Sandy, y el contrato de Olivia establecía que su personaje cantase una canción sola y no había ninguna. Farrar escribió Hopelessly Devoted To You, pero todavía tenía que convencer al director para que la encajara en la película ya terminada.

Al director Randal Kleiser ni le gustó la canción que Farrar escribió ni estaba seguro de poder insertarla en la película. Sin embargo, para cumplir con el contrato de Olivia, Kleiser no tenía otra opción: Escribió otra escena y trajo a algunos de los actores de vuelta para filmarla.

Sorprendentemente, esa canción hizo toda la diferencia porque fue la única nominación al Premio de la Academia para esa película.

De repente, Olivia Newton-John se convirtió en una estrella de cine en toda su extensión.

La demanda

Mientras Olivia trabajaba en Grease, también se suponía que estaba haciendo discos de éxito. Su contrato con Music Corporation of America (MCA) la obligaba a grabar dos LP por año, algo imposible de lograr mientras actuaba en una película. Cuando Olivia no cumplió, MCA exigió extender el contrato a tres años y seis discos más, quizás en un intento por retener a Olivia para sí mismos.

En 1978, ambas partes en esta escaramuza se defendieron. MCA quería 1 millón de dólares y que Olivia nunca trabajara para otra compañía. Ella, por otro lado, quería 10 millones y librarse del contrato. Al final, Olivia tuvo que quedarse con MCA durante los seis años, pero después fue libre de dejarla.

Demanda contra UMG

En junio de 2006, la compañía de Newton-John, ON-J Productions Ltd, presentó una demanda contra Universal Music Group (UMG) por 1 millón de dólares en regalías no pagadas de la banda sonora de Grease. En 2007, se anunció que ella y UMG habían llegado a un «acuerdo condicional».

(en el punto 3 del Apéndice puedes leer más información sobre el éxito obtenido por esta película y su repercusión a lo largo se los años; sigue este enlace: https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/10352)


¿Qué le trajo el destino a Olivia después de tamaño éxito? Pues de eso hablaremos en la próxima entrega de este mi homenaje a ella.

No te pierdas la continuación. Como siempre, gracias por leer, opinar, darle «me gusta» y compartir.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: