Novelas de misterio: Una lista de las 25 mejores en el mundo anglosajón (II).

Seguimos con las próximas cinco mejores novelas de misterio de la lista de las 25 hecha por los dueños de la página según estudios que hicieron de Mystery Writers of America, Publisher’s Weekly, y evaluaciones encontradas en Goodreads. Así qu,e aquí van:

El espía que surgió del frío (The Spy Who Came In from the Cold).

«El espía que surgió del frío» es una novela escrita por el británico John le Carré y publicada en 1963.

Se desarrolla en Inglaterra y Alemania, a principios de la década de 1960, dando una visión del espionaje de la época de la Guerra Fría, dura y sacrificada. Su protagonista, un espía inglés llamado Alec Leamas, cansado de la inteligencia británica y de los negocios turbios del espionaje internacional, se alista para poner fin a su carrera. Cuando el último agente bajo su mando es asesinado, espera que pueda venir del frío para siempre. Su jefe, Control, sin embargo, lo envía al medio de la Inteligencia de Alemania Oriental para interpretar el papel de un espía deshonrado y llevar al enemigo a su derrota. Esta operación resultó ser mucho más complicada de lo que creía.

La novela cosechó excelentes críticas y tuvo un gran éxito de ventas. En 2006 la revista Publishers Weekly la eligió como la mejor novela de espionaje de todos los tiempos. En 1995, la Mystery Writers of America lo incluyó en su lista de las cien mejores novelas de misterio de todos los tiempos. ​

En 1965 se hizo una adaptación para el cine que contó con el actor Richard Burton. La película sigue de cerca la trama del texto original. Una excepción es que el nombre del personaje femenino principal de la novela, Liz Gold, se cambia a Nan Perry en la película, supuestamente porque los productores estaban preocupados por la posible confusión en los medios de comunicación con la entonces esposa de Burton, Elizabeth Taylor.

Perdida (Gone Girl).

Perdida es una novela de 2012 escrita por la autora estadounidense Gillian Flynn. La obra narra la desaparición de la esposa de Nick Dunne y cómo las sospechas de que se haya cometido un crimen recaen sobre él. Nick y Amy Dunne parecen tenerlo todo, pero Amy desaparece en su quinto aniversario de bodas. Todos los indicios apuntan a Nick, y cuando la policía y los medios de comunicación se acercan a él, las cosas toman un nuevo giro. Amy no es quien todos pensaban que era, pero Nick tampoco. A medida que las mentiras, los engaños y el comportamiento inapropiado se acumulan, te queda preguntarte si Nick es realmente un asesino.

Flynn ha indicado que sus propias experiencias sirvieron como base para el personaje de Nick Dunne, ya que como él ella escribía sobre cultura popular y fue despedida después de varios años en el mismo trabajo. La escritora comentó: «Ciertamente entretejí esa experiencia, ese sentimiento de tener algo que vas a hacer por el resto de tu vida y que te es arrebatada. Yo, definitivamente, entretejí ese sentimiento de descontento y nerviosismo en el carácter de Nick». ​

También se hizo una película de esta novela. Salió en 2014, como Gone Girl, y fue dirigida por David Fincher y escrita por Gillian Flynn. La cinta está protagonizada por Ben AffleckRosamund PikeNeil Patrick HarrisCarrie Coon y Tyler Perry.  Rosamund Pike recibió nominaciones para un premio ÓscarBAFTAGlobo de Oro y un Premio del Sindicato de Actores a la Mejor Actriz. Otras nominaciones incluyeron un Globo de Oro al mejor director para Fincher y un Globo de Oro, un BAFTA y un Premio de la Elección de la Crítica para el guion adaptado de Flynn, recibiendo el premio por este último. ​

El sabueso de los Baskervilles (The Hound of the Baskervilles).

El sabueso de los Baskerville, tercera novela de Sir Arthur Conan Doyle que tiene como protagonista principal a Sherlock Holmes, fue igualmente traducida como El perro de los Baskerville o El mastín de los Baskerville

Una antigua maldición de repente aparece en la Inglaterra victoriana. Las torres de Baskerville Hall y el país abierto de Dartmoor a su alrededor cubren innumerables secretos que Sherlock Holmes y el Dr. Watson deben desentrañar. El icónico detective desprecia cualquier cosa sobrenatural, pero el sabueso del páramo perseguirá tus sueños por venir.

Conan Doyle escribió esta historia poco después de regresar de Sudáfrica, donde había trabajado como voluntario médico en The Langman Field Hospital en Bloemfontein. Fue asistido en el argumento por un periodista de 30 años de edad del Daily Express llamado Bertram Fletcher Robinson. Sus ideas provienen de la leyenda de Richard Cabell, que fue la inspiración de la leyenda de los Baskerville. Su tumba se puede ver en un pueblo llamado Buckfastleigh. Richard Cabell vivió durante el 1600 y fue el escudero local en Buckfastleigh. Tenía una pasión por la caza y era lo que en aquellos días se describía como un “hombre monstruosamente malo“. La noche de su entierro apareció un fantasma con forma de perro caminando por todo el páramo y aullando en su tumba. Desde esa noche, se puede encontrar el fantasma, por lo general en el aniversario de su muerte. Si este no se va de caza, es posible encontrarlo en su tumba aullando y chillando. La descripción de Conan Doyle de Baskerville Hall se inspiró en una visita al Cromer Hall en Norfolk. Algunos elementos de la historia fueron inspirados por una estancia en el Real Links Hotel en Cromer, donde Conan Doyle oyó hablar por vez primera de la historia del Black Shuck, el perro fantasma de la zona de Cromer, que se dice que camina entre Overstrand en el este y East Runton en el oeste.

Hay al menos veinte y cuatro versiones de película de El Sabueso de los Baskerville, algunas muy fieles al texto del libro original y otros bastante diferentes en argumento. Entre ellos se encuentran algunos pastiches y una parodia.

Para radio, Edith Meiser adaptó la novela para seis episodios en la serie «Las aventuras de Sherlock Holmes». Los episodios se emitieron en febrero y marzo de 1932, con  Richard Gordon como Sherlock Holmes y Leigh Lovell como el Dr. Watson. Otra dramatización de la historia se emitió en noviembre y diciembre de 1936, con Gordon como Holmes y Harry West como Watson. En 2007, Peepolykus Theatre Company estrenó una nueva adaptación de The Hound of the Baskervilles en West Yorkshire Playhouse  en  Leeds. Adaptada por John Nicholson y  Steven Canny, la producción involucra sólo a tres actores y fue elogiada por la crítica por su comedia física. El director y guionista de teatro Ken Ludwig escribió una adaptación titulada  Baskerville: A Sherlock Holmes Mystery que se estrenó como coproducción en Arena Stage, en Washington, D.C., en enero de 2015, y  McCarter Theatre Center en marzo de 2015. La novela se ha llevado hasta a los videojuegos. Ella sirvió de inspiración principal para el caso final en Dai Gyakuten Saiban: Naruhodá Rynosuke no Béken  en el que el protagonista se une a Sherlock Holmes para investigar misterios basados en varias entradas en la cronología de Holmes. Sherlock Holmes and the Hound of the Baskervilles es un  juego casual  de  Frogwares. Se aparta de la trama original introduciendo elementos sobrenaturales claros. A pesar de su trama no canónica, recibió buenas críticas.

El cartero siempre llama dos veces (The Postman Always Rings Twice).

El Cartero siempre llama dos veces  es una novela negra publicada en el año 1934 por el autor estadounidense James M. Cain. Es una obra corta plagada de acciones rápidas, sexualidad y violencia, lo cual provocó conmoción en su tiempo, al punto que las autoridades de Boston llegaron a prohibir su venta. ​

Su sinopsis: un vagabundo tropieza con un trabajo, una obsesión erótica y un asesinato. Es una historia febril de un hombre que normalmente coge el próximo tren cuando la vida se vuelve demasiado intensa. Esta vez, cae en una aventura con una mujer casada que quiere planear el asesinato de su marido.

La novela fue bastante exitosa y cobró notoriedad desde su publicación. Ha llegado a ser reconocida como una de las novelas criminales más importantes del siglo XX, junto a otras como Cosecha Roja o El sueño eterno. En 1995, la Mystery Writers of America la incluyó en su lista de las cien mejores novelas de misterio de todos los tiempos. ​

Se habla de dos interpretaciones esenciales hechas al título. Cain, en el prólogo de Double Indemnity, 1943, cuenta una conversación con el guionista Vincent Lawrence, quien le confesó sentirse ansioso cada vez que esperaba una respuesta sobre un manuscrito y sabía que el cartero siempre llamaba dos veces. Cain tomó la frase y la usó como título de su novela. Lawrence y él conversaron sobre la elección y estuvieron de acuerdo por lo que sugería: el «cartero», el Destino, y el «mensaje» la muerte para Frank y Cora por el asesinato de Nick. No obstante, la historiadora Judith Flanders dio otra interpretación y se refirió a una costumbre de la época victoriana: el cartero llamaba una vez para avisar que había llegado y no precisaba respuesta. Si llamaba dos veces, significaba que era un telegrama. Como los telegramas eran muy costosos, se utilizaban, sobre todo, para dar malas noticias. El primer llamado: el intento fallido de asesinar a Nick y el destino que les da una oportunidad de arrepentirse; el segundo: el asesinato. El destino, irremediablemente, se cumple y quedan condenados a morir, uno accidentalmente, el otro, acusado de un crimen que no cometió (las malas noticias).  ​ Esta novela ha sido adaptada a cine siete veces, a ópera, a drama de radio, y dos veces llevada a las tablas. Las primeras versiones fueron la francesa Le Dernier Tournant, de 1939, dirigida por Pierre Chenal, y la italiana Obsesión, de 1943, dirigida por Luchino Visconti.

En el cine norteamericano, se hace mención particular a las versiones de 1946 dirigida por Tay Garnett, y adaptada por George Bassman y Erich Zeisl, y protagonizada por John GarfieldLana TurnerCecil KellawayHume CronynLeon Ames y Audrey Totter —primera adaptación cinematográfica estadounidense—, y la de 1981, esta vez con los actores Jack Nicholson y Jessica Lange como protagonistas.

La dama de blanco (The Woman in White).

«La dama de blanco» es una novela epistolar escrita por Wilkie Collins en 1859, serializada de 1859 a 1860 en la revista literaria All the Year Round fundada por Charles Dickens. ​ Fue publicada por primera vez en forma de libro ese último año. En 1995, la Mystery Writers of America la incluyó en su lista de las cien mejores novelas de misterio de todos los tiempos.

El libro comienza con un encuentro de otro mundo en un camino de Londres iluminado por la luna con una mujer vestida de blanco. Walter Hartright es el maestro de dibujo de Laura Fairlie y se involucra en las siniestras motivaciones de Sir Percival Glyde y Count Fosco. Esta fue la primera e influyente novela victoriana que combinó el horror gótico con el realismo psicológico.

Collins dedicó esta novela a Bryan Procter, poeta y Commissioner for Lunacy —representante de un organismo público establecido por la Lunacy Act (Ley de la Locura) de 1845  para supervisar los asilos y el bienestar de los enfermos mentales  en  Inglaterra y Gales—, y se inspiró en el caso de  Louisa Nottidge, quien fue secuestrada y encarcelada por la conveniencia monetaria de su familia; sus parientes masculinos querían evitar que ella comprometiera su herencia y su vida en la comunidad intencional de un clérigo renacentista. En aquella época, las mujeres podían ser encarceladas en “asilos lunáticos”  si se volvían embarazosas o incómodas para sus maridos o padres. Además, antes de la aprobación de la Ley de Propiedad de mujeres casadas de 1882, todos los bienes de una esposa pasaban automáticamente a su marido.

La novela ha sido adaptada a cine y televisión, ha tenido versiones literarias, y tiene un videojuego.

​Mantente conectado a la página para que puedas ver las próximas cinco novelas listadas en esta selección.

Novelas de misterio: Una lista de las 25 mejores en el mundo anglosajón (I).

Haciendo una investigación sobre lo mejor que se ha escrito en este género  me percato que, quizás, no pueda dar con una opinión de expertos en literatura, porque los buscadores en internet —y Google que es el que uso, pues lo considero muy bueno para eso— no funcionan así. No obstante, encuentro esta página que es una de esas plataformas que ofrecen servicios a escritores noveles —y puede que no tan nuevos—, para elevar su escritura a «calidad internacional». En ella encuentro una lista de las 25 mejores novelas de misterio, hecha por los dueños de la página según estudios que hicieron de Mystery Writers of America, Publisher’s Weekly, y evaluaciones encontradas en Goodreads, la cual partiré en cinco informes para no recargar demasiado el texto de cada publicación.

Así que aquí les comparto las cinco primeras allí aparecidas (desconozco si esta página enumeró los títulos basada en algún criterio específico; yo no lo hice):

El halcón maltés (The Maltese Falcon).

Una de las más conocidas novelas de Dashiell Hammett —ícono de la novela negra y policíaca—, publicada en 1930 poco después de La llave de cristal y forma, junto con esta, la parte más popular de su obra. El título se refiere a una supuesta estatuilla con figura de halcón incrustada de piedras preciosas que los caballeros de la Orden de Malta regalaron al emperador Carlos V en 1530. La novela se desarrolla en la ciudad californiana de San Francisco, donde un puñado de delincuentes, no todos traficantes de arte, siguen la pista a dicha joya.

Sam Spade, el protagonista, acepta el trabajo que Miss Wonderley le ofrece: hallar a su hermana que ha desaparecido. Pero, enseguida, se ve envuelto en la persecución de la citada estatuilla. Él es, sin duda alguna, el personaje más conocido de Dashiell Hammett: un detective privado que hace gala de la dureza y brutalidad de un hombre acostumbrado a abrirse camino a codazos en los ambientes más hostiles y que parece apreciar menos la propia vida que el dinero.

Esta novela dio origen a la película del mismo nombre realizada por John Huston en 1941, protagonizada por Humphrey BogartMary Astor y Peter Lorre. Fue la tercera versión de la novela de Hammett, que ya se había llevado al cine en 1931 y en 1936, y la primera película de John Huston como director. Se la suele considerar como la obra que marca el comienzo del cine negro.

Forma parte del AFI’s 10 Top 10 en la categoría de «Películas de misterio». En 1989, la película fue considerada «cultural, histórica y estéticamente significativa» por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.​ En un principio se ofreció el papel de Sam Spade a George Raft () , pero este no quería trabajar con un director novato, así que se lo ofrecieron a Humphrey Bogart como segunda opción. Y fue lo mejor que le pasó al director, porque la actuación de Bogart allí fue bestial.

Los hombres que no amaban a las mujeres (The Girl with the Dragon Tattoo).

Es la traducción del original sueco Män som hatar kvinnor, lit («Hombres que odian mujeres») de la novela del autor y periodista sueco Stieg Larsson, la primera de su Trilogía Millennium. Con su muerte en noviembre de 2004 dejó tres novelas inéditas que se agruparon en la trilogía. Se convirtió en un éxito de ventas póstumo en Europa. ​ En España, este primer volumen fue traducido directamente del sueco (no así el título, que fue traducido de la edición francesa) ​ y publicado en junio de 2008 por la editorial Destino. Supuestamente, en el resto del mundo hispano se le conoce con el mismo título.

La trama: Mikael Blomkvist es sentenciado por difamar al empresario Hans-Erik Wennerström, por lo cual su papel como editor en jefe de la revista económica Millennium, que dirige junto a Erika Berger, queda relegado a un segundo plano. Aprovechando la situación, Henrik Vanger, exdirector de la Corporación Vanger, una de las empresas más importantes de Suecia, le propone un trato: escribir un libro sobre su imperio y su extensa familia y, a la vez, investigar la misteriosa desaparición en 1966 de Harriet, la sobrina de Vanger. Blomkvist accede, porque Vanger le ofrece información reveladora sobre Wennerström a cambio de su ayuda.

Durante su retiro en el pequeño pueblo de Hedestad, al norte de Suecia, y principal residencia del clan Vanger, Blomkvist conocerá a varios miembros de la familia. Va descubriendo varias causas de disputas graves: el reparto de las acciones de la compañía entre muchos socios minoritarios que son todos parientes; el pasado nazi de varios de sus miembros, y la clave del misterio en torno a la desaparición de Harriet Vanger. Su aliada para esto es una chica tatuada y con piercing que es una hacker ingeniosa de nombre Lisbeth Salander.

La novela dio pie a una película: The Girl with the Dragon Tattoo («La chica del dragón tatuado» en Hispanoamérica, y «Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres» en España). Ella está dirigida por David Fincher y protagonizada por Daniel Craig y Rooney Mara. Ganadora de un Oscar a «Mejor edición», la película se estrenó el 21 de diciembre de 2011 en Estados Unidos y Canadá.

Los diez negritos (And Then There Were None).

También se le conoce como «Y no quedó ninguno»​ (titulada originalmente como Ten Little Niggers y modificado posteriormente por las connotaciones peyorativas de la palabra nigger en lengua inglesa​, es una novela policíaca de la escritora británica Agatha Christie, publicada originalmente en Reino Unido por Collins Crime Club el 6 de noviembre de 1939. ​ El título hace referencia a una canción infantil, ​ que después fue cambiado a And Then There Were None en la primera edición de Estados Unidos; el título de la canción de la novela también fue cambiado a Ten Little Indians. ​

Diez extraños son reunidos en una isla privada durante un fin de semana como invitados de un excéntrico millonario. Cada uno de ellos tiene sus propios secretos, y cada uno de ellos es asesinado por turno. Sin embargo, todos tiene algo en común: un pasado malvado que esconden y les ha marcado su destino.

Esta fue la portada de la primera edición del libro.

La escritora Agatha Christie creía que el asesinato podía ser un arte y que el asesino, un artista. Esta novela vendió unas 100 millones de copias, convirtiéndola en el libro de misterio más vendido de la historia y situándolo dentro de los 10 libros más vendidos y más leídos de todos los tiempos. ​Ha sido halagada por múltiples historiadores del género y considerada uno de los grandes paradigmas de la edad de oro de la novela policíaca británica, con diversas adaptaciones al teatro, al cine, a la televisión y a la radio. El Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista que más obras ha vendido de todos los tiempos.

Se han vendido dos mil millones de copias, posicionándose sus trabajos como los terceros más vendidos en el mundo, solo por detrás de las obras de William Shakespeare y la Biblia. ​Según el Index Translationum, Christie es la autora individual más traducida con ediciones en al menos 103 idiomas.

En 1945 se hizo una película inglesa dirigida por René Clair bajo el título Ten Little Indians  para mantenerse a tono con el título bajo el cual se publicó la novela en el Reino Unido.

El curioso incidente del perro a medianoche (The Curious Incident of the Dog in the Night-Time).

Estanovela del escritor británico Mark Haddon ganó en 2003 el premio Whitbread Book Awards, en 2005 el premio al Guardian Children’s Fiction Prize y en 2004 el Commonwealth Writers’ Prize como mejor primer libro. ​ El título de la novela es una cita a un comentario hecho por el detective Sherlock Holmes en el cuento Silver Blaze de Sir Arthur Conan Doyle. La historia la narra Christopher John Francis Boone, un chico de 15 años con un trastorno del espectro autista que vive en Swindon (WiltshireReino Unido). El trastorno en sí no se especifica en la novela, y el resumen del libro en la solapa interior de la portada lo describe como síndrome de Asperger, pero su personalidad sugiere cierto parecido con los autistas con alto funcionamiento.

Con el mismo título se ha hecho una obra teatral de Simon Stephens. Durante su estreno, la obra empató el récord de ganar la mayor cantidad de premios Olivier Awards (siete), incluyendo «Mejor obra nueva»  en la ceremonia de 2013 (récord solamente superado por Harry Potter and the Cursed Child en  2017 con nueve). La obra se estrenó el 2 de agosto de 2012 en el Cottesloe Theatre en el Royal National Theatre de  Londres  antes de transferirse al Teatro Apollo en el West End el  12 de marzo de 2013.

Rebecca.

Rebecca fue la tercera novela publicada por la novelista inglesa Daphne Du Maurier, en 1938. Tras enviudar, Maxim de Winter viaja hasta Montecarlo para olvidar su pasado. Allí se casa con una mujer más joven que él y, tras la luna de miel, regresan a la mansión de campo de los Winter: Manderley. Huérfana y trabajando como sirvienta, la narradora, una tímida chica joven de clase media, se asombra de la enorme finca de su esposo.

Poco sabe que su difunta esposa proyecta una enorme sombra, sobre todo en su nueva vida. Todo es perfecto hasta que la memoria de la fallecida Rebecca hace mella en el matrimonio; Rebecca se convierte en un mal persistente que podría destruir este matrimonio desde más allá de la tumba.

En Estados Unidos, Rebeca ganó el National Book Award como novela favorita de 1938. En 2003, la novela fue incluida en el puesto 14 de la lista The Big Read del Reino Unido. En 2017, fue votada como uno de los libros favoritos de los últimos 225 años. ​

Este libro ha sido adaptado a todo tipo de puesta para actuación: televisión, radio, teatro y cine,.

Para televisión, Rebecca fue adaptada por The Philco Television Playhouse el 10 de octubre de 1948, con Mary AndersonBramwell Fletcher; el 22 de mayo de 1950 por Robert Montgomery Presents, con Barbara Bel GeddesPeter Cookson; y por Broadway Television Theatre el 1 de septiembre de 1952, con Patricia Breslin y Scott Forbes.

La primera adaptación de Rebecca  para cualquier medio fue presentada el 9 de diciembre de 1938 en radio, por  Orson Welles, como el programa debut de su serie en vivo de CBS Radio, The Campbell Playhouse, la continuación patrocinada de The Mercury Theatre on the Air. Al presentar la historia, Welles se refiere a la próxima adaptación cinematográfica de David O. Selznick; al final del programa entrevista a Daphne du Maurier, en Londres, a través de la radio de onda corta.

En cuanto al teatro, la propia Du Maurier adaptó Rebecca en 1939, con lo cual inició una exitosa carrera en Londres en 1940 con más de 350 actuaciones.  The Talking Books para la edición ciega leída por Barbara Caruso toma muchísimo prestado de esta adaptación teatral que difiere materialmente de la novela en muchos aspectos, incluyendo cambiar su final icónico. Una adaptación teatral de Broadway protagonizada por Diana BarrymoreBramwell Fletcher  y  Florence Reed  se emitió del 18 de enero al 3 de febrero de 1945, en el Teatro Ethel Barrymore. Además, el 28 de septiembre de 2006, una versión musical de Rebecca se estrenó en el Teatro Raimund de Viena, Austria. El musical fue escrito por Michael Kunze (libro y letra) y Sylvester Levay  (música) y dirigido por la directora estadounidense Francesca  Zambello.

En el cine, la adaptación más conocida fue la Rebecca de 1940,  Academy Award, de Alfred Hitchcock, la primera película que este hizo bajo su contrato con David O. Selznick. La película, protagonizada por Laurence Olivier como Max, Joan Fontaine como la heroína, y Judith Anderson como Mrs. Danvers, se basó en la novela.

Pronto, la segunda entrega de esta lista. Sígueme para que te enteres.

¿TEORíA DE CONSPIRACIóN O LAVADO DE CEREBRO?: Una canción de la banda Scorpions para la CIA.

El 16 de julio del 2010 estuve en el concierto de Ratt y Scorpions que tuvo lugar en el Bayfront Park de la ciudad de Miami. Ratt abrió el programa, un buen comienzo para recordar un grupo que estuvo en los listados de éxitos sobre todo en los 80. Luego, le siguió Scorpions, con el cual cantamos y «rockeamos» aquellos éxitos que han paseado a esta banda alemana desde los 70, llevados de la voz de Klaus Meine y la guitarra de Rudolf Schenker , compitiendo con el sonido ensordecedor de aquel sistema de audio.

Entonces, encuentro este artículo escrito por Andrea Marks para Rolling Stone  online en julio de este año: «¿Pudo la CIA  haber sembrado propaganda de hair-metal durante la Guerra Fría?» El hair metal o glam metal es un subgénero musical del heavy metal que combina aspectos sonoros del heavy metal tradicional, hard rock , punk y del pop, con la apariencia visual del glam rock.

El artículo cita un archivo de audio para internet producido por Spotify, Pineapple Street Studios, and Crooked Media, titulado Wind of Change, colgado por el colaborador de The New Yorker nombre Patrick Radden Keefe. Según el autor, la canción homónima del grupo Scorpions podría haber sido una invención de la CIA para penetrar el este europeo en la lucha de las potencias occidentales contra el comunismo.

Esta balada, que considero ser muy hermosa en el rock, se le atribuye al cantante de Scorpions, Klaus Meine, quien la habría escrito durante el Moscow Music Peace Festival de 1989, cuando bandas como Bon Jovi, Mötley Crüe, y Skid Row, entre otras, tocaron allí.

Klaus se habría inspirado en los «aires de cambio» que estaba experimentando Europa del este en su paso al capitalismo, por eso la alusión en la letra a cosas como «unión» y «los niños del mañana». Sin embargo, esa publicación aduce que el cantante podría no ser al autor.

En el género rock, Wind of Change es clasificada como power ballad. Aparece en el onceavo álbum de estudio de la banda, titulado Crazy World de 1990. Fue puesta en el mercado como el tercer sencillo del mencionado disco, en enero de 1991, convirtiéndose en un éxito internacional que vendió alrededor de 14 millones de copias. Esto puso la canción en la lista de los sencillos más vendidos de la historia, y le dio el récord de «sencillo más vendido» para un artista alemán.

Keefe comenta: «Escuchar una canción te afecta emocionalmente, casi psicológicamente. Hay una tendencia natural a desear que exista una interacción entre la canción y quien la escucha. Parte de lo que quise hacer (con el archivo de audio) fue apuntar que, durante la Guerra Fría hubo momentos muy complicados y el gobierno metió su mano». Keefe opinó sobre lo que podría significar que una balada como esta haya sido escrita por el gobierno norteamericano.

La publicación auditiva expone la influencia cultural que el gobierno norteamericano había ejercido antes, como en las décadas de los 50 y los 60, cuando el presidente Eisenhower envió a los jazzistas Dizzy Gillespie y Louis Armstrong  a introducir el arte estadounidense en la audiencia del Medio Oriente y África, respectivamente.

Keefe, en su libro Chatter de 2005 sobre la National Security Agency (NSA – Agencia de Seguridad Nacional), ya había expuesto la infiltración gradual de la música occidental en la Unión Soviética: en los 70, los soviéticos escogieron a los roqueros country del sur de California the Nitty Gritty Dirt Band para dar a conocer el rock & roll en la URSS, tras rechazar el «escandoloso y pasional rock duro» de the Doobie Brothers, y hacer lo mismo con the Beach Boys debido a sus letras llenas de carros y chicas.

A la pregunta de Rolling Stone (RS) «¿Cuál crees que sea el mayor desafío en hacer esto?», Keefe respondió: «Principalmente, el secretismo, contar sobre historias encubiertas sin dar la impresión de que se mira desde fuera. Esta no es una historia sobre Scorpions solamente. Hugh Wilford, un profesor de historia en la California State University de Long Beach, descubrió que Nina Simone  había sido enviada a Nigeria por la CIA en 1961 sin su conocimiento. Esto me conmovió mucho, pues crecí escuchándola. Y estoy seguro de que se hubiese enfurecido de haberlo sabido».

Keefe confesó que él entrevistó, para este trabajo, más exagentes de la CIA de los que se mencionan en la publicación. «Fue un lento proceso», dijo. «Pienso que la comunidad de inteligencia es como cualquier otra subcultura. Fue particularmente espinoso, porque no quisimos decirle a la gente de forma abierta que estábamos haciendo un trabajo para determinar si Wind of Change había sido escrita por la CIA o no. Si tú dices eso al comienzo, nadie va a decir que sí».

Algunos de los encuestados no fueron muy abiertos, pero otros, como Jonna Mendez, la ex jefa de cambios de identidad de la CIA (Chief of Disguise) en la Oficina de Servicio Técnico (Office of Technical Service), a quien se le comparaba con el personaje “Q” en las novelas de Ian Fleming, y que también trabajó como especialista de fotografía clandestina, ha dado incluso entrevistas para TED Talks, una organización mediática norteamericana que publica conversaciones online gratis, bajo el eslogan «las ideas merecen ser difundidas».

No obstante, Jonna tampoco podía ser muy abierta en todas sus declaraciones. Según Keefe, Jonna podía dar todo tipo de información, pero cuando se le preguntaba en qué país había estado, ella decía: «Tienes que borrar eso. No te puedo decir dónde yo vivía hace veinticinco años porque es información confidencial».

A la pregunta de RS, «¿Te sentías como siguiendo una teoría de conspiración o una pieza en la historia de la música?», Keefe respondió: «A veces sentía que estaba persiguiendo una información fascinante sobre historia de la música, otras como si estuviese detrás de una loca y duradera teoría conspirativa del gobierno, y a veces pensaba que era uno de esos teóricos de la conspiración llevando un casco de aluminio contra las ondas de control de la mente».

Keefe tenía poco conocimiento del tema antes de hacer su publicación, aunque había hecho ciertas investigaciones. Se había leído el libro de Frances Stonor Saunders, Who Paid the Piper?: CIA and the Cultural Cold War —publicado en 1999, traducido en español en 2013 bajo el título «La CIA y la guerra fría cultural»—, en el que se cuenta sobre una élite de blancos forjados en Yale que trabajaban para la CIA durante los cincuenta y sesenta, enfocados en el expresionismo abstracto, el Paris Review, y el jazz, para quienes el uso de «alta cultura» debía ser el vehículo de penetración. Solo que, para los noventa, la CIA no podía confiar en usar las pinturas de Jackson Pollock para ganar la Guerra Fría.

«Lo que me aterra», continúa diciendo Keefe, «es cuestionarme la reacción natural que tengo al escuchar una canción por saber que el gobierno está detrás de ella».  

Keefe le comentó a RS que mucha gente, incluyendo agentes de la CIA, se asombraron de lo impresionante que sería reconocer esa teoría como válida: «¡Qué clase de operación psicológica!». Qué nivel de maestría: sacar la canción y enviarla a Rusia, y de pronto la mitad del país la estaba escuchando. Mas, para Keefe, es algo inquietante.

RS: ¿Piensas que esto es todo lo que harás sobre este rumor, o continuarás persiguiéndolo?

Keefe: Todavía no lo sé. Siento que he hecho lo que he podido como periodista, pero todavía quedan preguntas en mi cabeza. Me estás preguntando eso en un día bueno, porque acabamos de hacer la publicación. Pienso que esta parte del trabajo está hecho, aunque veremos cómo me siento cuando me preguntes de nuevo dentro de un tiempo.

Hay cientos de teorías conspirativas volando por el planeta desde hace mucho tiempo. Sobre todo en nuestros días de globalización y redes sociales en que —¡madre mía!— millones y cualquiera cuelga algo dondequiera diciendo lo que sea.

Si esta fuera cierta, me hace pensar que es una paradoja peor que las de los viajes en el tiempo: el rock fue influencia satánica-progresista desde sus inicios —por allá, cuando Chuck Berry hizo de la guitarra eléctrica su núcleo, y las raíces se consideraban de corte «racial»—y hasta los setenta, cuando se manipuló para enterrar el Disco, al que también condenaron. Las administraciones también trabajaron para impedir su influencia sobre las jóvenes generaciones que querían modelar según el statu quo.

¿Y luego usaron el rock para inyectar la doctrina occidental? Como dije: una paradoja. Claro: es una ironía.

Espero y deseo que esta historia de Keefe termine siendo otra teoría conspirativa de alguien que quiere tener su tiempo de fama en la internet. ¿Por qué? Pues:  

  • Porque detesto que mi género musical preferido se haya manipulado para cumplir una agenda política.
  • Porque detesto que Scorpions, una de mis bandas preferidas, se haya prestado para dejarse manipular en aras de cumplir una agenda política.
  • Porque detesto que Wind of Change, una de mis baladas preferidas de Scorpions, que debió haber sido un canto a los cambios y la hermandad, sea un producto manipulado para cumplir una agenda política.

Lo alarmantemente significativo —para mí— es que uno de los temas favoritos de Klaus Meine es la política. Mmmm…

Pero, como ya dije, espero que sea otro invento, porque si no… ¡Qué chasco, Scorpions!

NOTA: Las fotos de Scorpions y Klaus Meine fueron tomadas por mí durante el concierto.

¿De qué color tiene que ser la vida para que tenga importancia?

He hecho un pequeño experimento con varias personas muy cercanas a mí, y es lo que voy a compartirles en este escrito. Consistió en hacer una lista con las cosas —materiales o no— que les sugerían nueve colores: blanco, negro, rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, violeta y carmelita. Como pueden ver, excepto por los dos primeros y el último, el resto son los colores del espectro visible, con la ausencia del cian, que es un tipo de azul. Este fue el resultado —de los que participaron—, con mis propias adiciones y comentarios:

Blanco: paz, tranquilidad, salud, collar de perlas, blusa, medias, alma, dormir, alas, pureza, vestido de novia, olas, espuma del mar, almohadón de plumas, luz natural, transparencia, sinceridad, batas (de profesionales: médicos, científicos, farmacéuticos, ingenieros), dientes sanos, pastillas, otra dimensión, nubes, hielo, nieve, diamante, la Luna.

Rojo: sangre, ojos, espada, amor, pasión, San Valentín, Navidad, herida, cartera, mandarina, naranja, candela, alegría, frutas, zapatos caros, algo intenso y pasional, sexo, calor, ira, rosa, marpacífico, una estrella, rubí, lava, melón, guayaba.

Anaranjado: barco, mango, frutas maduras, puesta del sol, Halloween, calabaza, margaritas del Japón, bijol, alegría, dulce, naranja, mandarina, zanahoria, fruta bomba/papaya.

Amarillo: girasol, caliente, Caridad del Cobre, prosperidad, pulsera, el Sol, oro, día, alegría, calor, perla, ámbar, magma, pirámide, calabaza, mantequilla, mango, manzana, plátano (maduro), melón de Castilla, pollito, yema del huevo.

Verde: suerte, esmeralda  en joyas, naturaleza, envidia, San Patricio, paz, esperanza, vegetación, mar, montaña, sabana, turquesa, jade, aguamarina, algas, aguacate, plátano.

Azul: mar, avión, cielo, ropa, pintura «Aguas territoriales» de Luis Martínez Pedro, calma, ojos, zafiro, lapislázuli.

Violeta: neón, flor, electricidad, San Lázaro, iglesia, vestimenta de los obispos, puesta del sol, agua de colonia, químico marca Fabuloso, sofisticación, relativo a la galaxia/ondas espaciales, flor, amatista, bayas, uva.

Carmelita: cabina (cabaña), bosque, chocolate, café, zapatos, cartera, cinto, tierra /suelo, ropaje de monjas, café (instantáneo), (helado de) chocolate, otoño, montaña, arrecife, Cañón del Colorado, topacio, árbol.

Negro: camisa (le gusta la ropa negra), sombra, espejo, muerte, tristeza, funeraria, reloj, zapatos, azabache, noche, luto, elegancia, tormenta, ébano, zapatos de charol, sobriedad, profundidad, neumático, petróleo, el cosmos, agujero negro, abismo, lo desconocido, carbón, perla, coral.  

En el concepto de color, el blanco es la fusión de los colores. Según explicaciones de la NASA, la luz del sol se ve blanca, pero en realidad está compuesta por todos los colores del arcoíris, del rojo al violeta, pasando por el naranja, amarillo, verde y azul, y todos sus matices. Pero su definición lo cataloga como acromático, o sea, sin color. Así que, me pregunto: ¿no es un color, entonces? El blanco de la luna es el reflejo de la luz que le da el sol, que es amarillo, así que nuestro satélite  no lo crea por sí mismo; es prestado.

El diamante, caro y preciado, es, en verdad, transparente, una vez que se saca de algo mucho más corriente: el carbón.

Pero, ahora, viremos la tortilla. El recurso natural más preciado es el agua, incolora sí, aunque recordemos cuál es la reserva de agua potable que tiene la Tierra: el hielo, los glaciares  que, no tengo que decirlo, son blancos.

El color de la vida, por mayoría, es el rojo, porque es el que tiene la sangre cuando se pone en contacto con el oxígeno. El líquido que oxigena el cuerpo y transporta los nutrientes. Roja es la lava que al ver en una erupción nos demuestra la vida latente en las entrañas del planeta, aunque el magma, la roca fundida dentro, es mayoritariamente amarillo.

Todos nos extasiamos con el cielo. El color del cielo es resultado de la gran interacción de la luz solar con la atmósfera, al dispersarse en todas direcciones y encontrarse con los gases y las partículas del aire. La luz azul se dispersa más fácilmente que otros colores porque está compuesta de ondas cortas y más pequeñas. Este es el motivo por el que vemos el cielo azul la mayoría del tiempo. Por su relación, de aquí podemos saltar al mar, que tanto nos fascina; su color es el reflejo del cielo, aunque, de acuerdo con la profundidad, los tonos pueden variar hasta, incluso, en verde. Ya los temas del Mar Negro y el Mar Rojo es otra cosa. Como dice el viejo cliché: el mar es fuente de vida.

Dos colores que se asocian, precisamente, a la vida son el verde y el carmelita o marrón. El color verde es el que, de entrada, asociamos a la naturaleza, a la flora. Sin dar una lección de botánica, sabemos que las plantas tienen ese tono debido a la clorofila que es, para las plantas, lo que para animales y personas es la sangre. Empuje de vida y genética. La vegetación es el motivo por el cual podemos respirar lo que necesitamos para vivir: oxígeno. Porque ellas nos lo brindan como regalo de su propia respiración. ¿No es eso, asimismo, una fuente de vida?

En la naturaleza las plantas que nos brindan alimentos son de todos los colores imaginables. Y esos alimentos lo son también.

El carmelita o marrón es el color que con más rapidez asociamos a la tierra, la que les posibilita a las plantas existir, pues ella brinda el sustento de la flora, que luego nos va a dar los frutos que necesitamos para alimentarnos. Una cadena  perfecta, llena de colores. Ese color también lo asociamos a los cuerpos leñosos de las plantas, los árboles para ser más específicos. Y ya de ellos no voy a hablar, porque son una parte importante de quienes nos ofrecen los alimentos de la tierra.

Además, la tierra es la fuente de los recursos naturales, esos elementos que estamos exprimiendo hasta agotarlos y que vienen de la roca. Entre esos recursos los colores abundan, lo mismo para los nativos que para los mezclados con mena. De ellos se sacan los metales y no metales, sin los que no tuviéramos ¿cuántas cosas en nuestra vida? Miren a su alrededor. El oro, el platino, el diamante, el hierro, el carbón, todo eso que tanto valoramos está en esa masa que la naturaleza ha cocinado por milenios y milenios. También las que llamamos piedras preciosas, que tanto se persiguen para joyería, de las que mencioné algunas anteriormente.

También la tierra pudiéramos asociarla a las montañas, símbolo indómito en la naturaleza que muchos desean dominar (léase escalar o subir). Las montañas, no obstante, pueden vestirse de variados colores en dependencia de la vegetación que haya o dada la carencia de esta. En el último caso, su composición mineral le daría su color.

He sido recurrente con el diamante, pues lo he mencionado ya un par de veces. Es un elemento que lo ponemos en muy alta estima como de lo más valioso que tenemos. Y proviene del carbón, que es negro. Este color se define como la ausencia de luz. Y ya que menciono una de las fuentes naturales de energía, la cual sigue teniendo importancia económica en nuestros días, cabe recordar que la número uno que mueve nuestra vida, nuestro planeta, sin la cual todavía no podemos vivir, es el petróleo, que es negro.

La naturaleza, de la cual venimos y a la cual regresaremos, no distingue colores en su paleta de pintor perfecto. Tonos y componentes se entremezclan sin establecer primacía de uno sobre otro. Las flores son de disímiles colores. A veces en una misma se combinan varios colores. O diferentes tonalidades.

Los atardeceres y los amaneceres están llenos de colores, a veces entremezclados, sin que se pueda decir dónde comienza uno y sigue el otro. En medio de una noche puede suceder una aurora boreal, que es un espectáculo colorido considerado ser uno de los más bellos que acontece en la Tierra. Sin el día no tenemos ni el sol ni todas las cosas bellas que la naturaleza nos muestra. Sin la noche no tenemos ni la luna ni las estrellas que a tantos inspira para muchas cosas.

Y ya que nos conectamos al espacio sideral, las estrellas tienen varias clasificaciones. Hay enanas blancas, rojas y azules. En contraposición, gigantes que son rojas, estrellas masivas azuladas, y estrellas masivas y protoestrellas violáceas. Las supernovas son un reguero de colores. Y los huecos negros —cuyo color es obvio, pero no tanto— son de lo más perseguido en el cosmos por los astrónomos.

Si nos vamos al reino animal seguimos la rima con los colores. El elefante, el animal terrestre más grande del planeta, es gris. El león, bautizado desde tiempos inmemoriales como «el rey de la selva», es amarillo. El animal más grande del mar es la ballena azul; y ya dije su color. La serpiente marina de Blecher, cuyo cuerpo es una sucesión de anillos claros y oscuros, es la más venenosa del mundo. El halcón peregrino es considerado el animal más veloz del planeta. Su plumaje es una combinación de oscuro y claro. La orca, con fama de letal, lleva en su cuerpo la combinación del negro y el blanco, lo mismo que el teclado del piano, que es un invento del hombre. Y si de letales hablamos, mencionemos al tiburón blanco, el depredador marino más temido por el hombre, o a la viuda negra, que de igual forma lleva su fama de venenosa.

Es el hombre quien le ha asignado simbología a los animales, considerando que la paloma blanca es la representación de la paz. No obstante, animales pacíficos y que nos generan bienestar interior los hay de diferentes colores, como el colibrí, los pollitos, el delfín o una mascota de cualquier color. 

De las invenciones del hombre no voy a hablar, porque su vanidad es el motivo de este escrito. Sin embargo, el símbolo del yin y el yang, por ejemplo, dos conceptos del taoísmo usados para representar o referirse a la dualidad que esta filosofía atribuye a todo lo existente en el universo, va de color blanco y negro. Con él se describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración. ​

Hay, finalmente, un color no incluido en la lista pero que tendrá su espacio aquí: el gris, el color de la masa encefálica, el órgano rector del cuerpo. El que usamos para filosofar sobre esa línea difusa entre lo negro y lo blanco: «la vida está llena de grises».

Si hay tanto de maravilloso y diverso en los colores de la Naturaleza, ¿quién le dijo al ser humano que ser blanco o negro o de cualquier otro color de piel es trascendental en este planeta, cuando hay cosas mucho más trascendentales que se visten de miles de colores? ¿Cuán pretensioso puede serse que un tinte monótono, monocromático, parejo casi debería ser premisa de comportamiento y adquisición de derechos? ¿O motivo para etiquetar a una raza de mejor y odiar todo lo demás que no sea esa raza?

  • Si el sol se extingue todos morimos.
  • Si la luna se desploma, morimos.
  • Si el aire se satura de veneno, morimos.
  • Si se acaba el agua, morimos.
  • Si se seca la tierra, morimos.
  • Si se extingue la vida…, ¿podría suceder alguna otra cosa que no fuera fatal?

No importa de qué color sea tu piel.

A %d blogueros les gusta esto: