Genocidio de Hiroshima y Nagasaki: Un homenaje con diferentes ángulos. N1: fotos del horror atómico (II).

Uno de los géneros de cine que me gusta es el de catástrofe. En los años setenta, por ejemplo, recuerdo decenas de películas norteamericanas y japonesas de este tipo basadas, esencialmente, en destrucciones masivas de ciudades y lugares debido a la fuerza de la naturaleza. Con el disparo de arrancada en la carrera de armas nucleares hecho por los Estados Unidos con los lanzamientos de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, el cine comenzó a sacarle punta a la Guerra Fría con ataques y reventones de artefactos nucleares de diferente índole, llevando a las pantallas, entonces, otro tipo de catástrofe, pero también con pérdidas humanas.

Esta foto fue encontrada en la Escuela Primaria Honkawa, hoy Museo de la Paz de la Escuela Primaria Honkawa en Honkawacho,  Naka-ku,   Hiroshima. La foto muestra el hongo atómico dos minutos después de la explosión.

El Museo de la Paz está en el sótano de la antigua Escuela Primaria de la Ciudad de Hiroshima Honkawa, el cual se mantiene para aprender sobre la importancia de la paz.

Sitios históricos destruidos

Un torii todavía de pie, otro que estaba roto, un par de linternas de piedra inclinadas en diferentes direcciones, la sala del santuario quemada por completo, el castillo, derribado. «Cuando me acerqué a la torre del castillo, a menos de un kilómetro del hipocentro, me sorprendió una vista que no tenía sentido. Una pila de madera había permanecido de alguna manera sin quemar. Me pregunto si las gruesas paredes de yeso la habían protegido de los rayos de calor». Respondiendo a sus propias preguntas sobre los fenómenos que vio, Shigeo Hayashi continuó tomando fotografías.

Mirando hacia el noreste desde el frente del edificio frontal del Santuario Hiroshima Gokoku

Mirando desde el lado del santuario con la puerta torii derribada que conduce al edificio principal. En primer plano están las ruinas quemadas del Primer Hospital del Ejército de Hiroshima; al fondo, el área de entrenamiento del oeste. Justo después del bombardeo, los soldados yacían por todas partes, muertos por la explosión, quemados de rojo brillante por el rayo de calor. Una estación de socorro temporal erigida en la orilla del río Otagawa se repletó de muertos y heridos.

Fuente de purificación caída

La fuente de purificación (cuenca) en el lado sur del pavimento de piedra que conduce al edificio frontal del Santuario Hiroshima Gokoku evidentemente se elevó en el aire y giró 90 grados a medida que caía. Nuevas viviendas improvisadas se levantaron a la izquierda, y la Escuela Primaria Honkawa se extiende en el otro lado.

Linterna de piedra agrietada en pedazos por el rayo de calor.

Uno de los dos faroles de piedra en el lado sur del edificio frontal del santuario Hiroshima Gokoku. En el lado que daba al hipocentro, el tope y la base de piedra de tres niveles fueron agrietadas por el rayo de calor, y algunas piezas se cayeron. La reacción del granito al calor lo hizo útil para medir la temperatura y la dirección del rayo de calor.

Linternas de piedra

Este par de linternas de piedra estaban en el lado norte del edificio frontal del Santuario Gokoku de Hiroshima. Sus topes volaron. El eje central del de la derecha fue sacado de la base, dejándolo apoyado en el borde de la base. Las bases de ambos fueron desplazadas a la derecha. Durante el instante después que la feroz explosión levantó los pedestales por un extremo, y antes de que fueran absorbidos hacia el hipocentro, el eje central de uno de ellos fue doblado, y la base del otro atrapó una rama.

Gran puerta torii en la aproximación al Santuario Hiroshima Gokoku

El santuario de Hiroshima Gokoku tenía tres puertas torii. El más grande y cercano al hipocentro fue el único que permaneció erecto porque la explosión le pasó casi verticalmente. La tablilla que cuelga del torii en el lado del hipocentro fue simplemente golpeada, no soplada. En 1956, el santuario fue reconstruido sobre los restos de la muralla interior central (honmaru) del castillo de Hiroshima. El gran torii y su tabla colgante fueron trasladados a la entrada trasera, y los faroles de piedra y perros guardianes de piedra a la entrada principal del santuario.

Torre del Castillo de Hiroshima

Los testigos dicen que la torre del castillo de cinco pisos, un símbolo de Hiroshima, se desmoronó de una vez con un inquietante estremecimiento de la tierra. Reconstruido en 1958 antes de la Gran Feria de Reconstrucción de Hiroshima, hoy la torre del castillo vigila la ciudad.

La investigación de los daños ocasionados por la bomba en imágenes

Los principales objetivos del sub-equipo de física del equipo de encuesta académica eran estimar la ubicación del epicentro, el tamaño de la bola de fuego y la cantidad de radiación, y estudiar los efectos de la radiación. El 7 de octubre, Shigeo Hayashi visitó las zonas de Koi y Takasu. Sobre eso, él recordaba: «Cuando regresé al dormitorio, escuché a alguien decir: “No hay tanta radiación como predijimos en Tokio”. La razón sigue siendo un misterio, pero podría deberse al tifón Makurazaki».

Pantalón con manchas de lluvia negra

Cuando el equipo viajó al oeste de Hiroshima para estudiar los efectos de la lluvia negra, descubrieron estos pantalones manchados en una casa privada en Koi-machi y se enteraron de que la lluvia era como agua sucia.

Puerta exterior manchada de lluvia negra

Esta puerta era parte de la casa de Michitaka Uda, miembro del personal del Observatorio Meteorológico del Distrito de Hiroshima. La puerta fue arrojada al patio por la explosión y más tarde empapada por la lluvia negra. La familia Uda volvió a poner la puerta en su marco. El equipo raspó la torta de barro impregnada para medir el nivel de radiación. Cuando descubrieron que la suciedad era varias veces más radiactiva que la suciedad en el hipocentro, la familia decidió lavar la puerta.

La sobreviviente Akiko Takakura, una hibakucha, que el día del bombardeo tenía 20 años, y autora de la pintura «Mujer sedienta atrapando lluvia negra en su boca», dijo: «Después de un rato, la lluvia comenzó a caer. Lluvia negra, negra. Enormes gotas. Las personas estiraron la cara hacia arriba y abrieron la boca para atrapar las gotas. Cuerpos calientes, muy calientes, como bolas de fuego. Ellos necesitaban agua».

La foto es de una muestra conservada de una parede blanca con rayas de lluvia negra.

El día de la explosión, Toyoko, una joven de 16 años, salió de las ruinas del edificio de su escuela secundaría superior en la región de Nishi-ku, Osaka, pero antes que pudiera conseguir refugio, la fatiga y la conmoción provocaron que acabara cayendo al suelo, donde quedó completamente mojada por la lluvia. Su camisa se impregnó de un color negrizo ocasionado por la lluvia, que nunca pudo quitar por más que lavó la prenda .

Dos hermanos que sobrevivieron a la explosión en Hiroshima se ven el 10 de agosto, cuatro días después. Más de la mitad de la población de Hiroshima en ese momento murió en la explosión. (Imágenes AFP/Getty)

El esqueleto de una iglesia se ve en Hiroshima el 5 de septiembre de 1945. (AP)

Los supervivientes de la primera bomba atómica utilizada en la guerra son vistos mientras esperan tratamiento médico de emergencia en Hiroshima, Japón, en 1945. (AP)

Una madre atiende a su hijo herido después del bombardeo. (Fotografía de Keystone / Hulton Archive / Getty Images)

Se dice que, al menos, unas 100.000 personas murieron a causa de la explosión y la tormenta de fuego resultante que arrasó una sección de cuatro millas cuadradas de Hiroshima. (Archivo de Historia Universal/Grupo de Imágenes Universales a través de Getty Images)

Una hibakusha de Hiroshima, con quemaduras nucleares sintomáticas; el patrón en su piel es del kimono que llevaba en el momento del fogonazo.

Izquierda: Una estación de policía el 15 de septiembre en Shimoyanagi-cho, Hiroshima. El reloj se detuvo en el momento de la explosión de la bomba (Eiichi Matsumoto). Derecha: Los restos de un reloj pulsera detenidos por la explosión nuclear a las 8:15 a.m. La sombra de la manecilla del horario en el “8” del reloj fue quemada por la explosión, haciendo que pareciera ser más larga (Yuichiro Sasaki/Naciones Unidas/AP).

NAGASAKI bombardeada en imágenes.

Una vista aérea de Nagasaki después del bombardeo. (Imágenes de Bettmann/Getty)

Un joven sobreviviente llora mientras recibe tratamiento en un hospital temporal en Nagasaki. (YasuoTomishige/Asahi Shimbun/Getty Images)

La nube de hongo el 9 de agosto. La foto fue tomada a unos seis kilómetros de la escena de la explosión. Según el Museo de la Bomba Atómica de Nagasaki, el fotógrafo Hiromichi Matsuda tomó esto 15 minutos después del ataque. (Universal History Archive/Getty Images e Hiromichi Matsuda, cortesía del Museo de la Bomba Atómica de Nagasaki)

Los troncos de los árboles en octubre de 1945 que habían sido derribados por la explosión en Nagasaki. (Shigeo Hayashi)

Alrededor de las 2:00 p.m. del 10 de agosto. La bomba explotó aproximadamente a un tercio de milla por encima de esta ubicación, la intersección Matsuyama-machi. Los restos de una escuela privada están en la parte trasera a la derecha. La chimenea, trasera central, era parte de la Mitsubishi Nagasaki Steel Works. (Yosuke Yamahata, cortesía Shogo Yamahata)

Huesos esparcidos en septiembre de 1945 en un patio de recreo de la escuela, a menos de una milla de la zona cero. (Teiji Nihei)

Un caballo muerto y una carreta al sur de la zona cero de Nagasaki, al día siguiente del bombardeo. (Yosuke Yamahata, cortesía Shogo Yamahata)

Huesos y cenizas quedaron después del bombardeo, que mató hasta 80.000 personas. (Imágenes de Eiichi Matsumoto/Asahi Shimbun/Getty)

Un hombre que busca un médico para tratar a su bebé herido el día después del bombardeo. (Yosuke Yamahata, cortesía Shogo Yamahata)

Una mujer y un niño caminan por la ciudad el día del bombardeo. (STR/Associated Press)

Nagasaki, como se veía después del bombardeo atómico del 9 de agosto. (Foto de Roger Viollet a través de Getty Images)

Una densa columna de humo se eleva más de 60.000 pies en el aire sobre Nagasaki. (Cortesía de los Archivos Nacionales / Periodistas)

Las ruinas de un templo en Nagasaki después del bombardeo atómico. (Foto por Universal History Archive / Universal Images Group vía Getty Images)

Una familia que crema a sus muertos en Nagasaki en septiembre de 1945. (Eiichi Matsumoto)

Según el autor de esta instantánea, Joe O’Donnell, un reportero norteamericano que tomó miles de fotografías durante esos complejos días, este muchacho llevaba a su pequeño hermanito a la cremación. Su postura erguida, denotando una actitud marcial, así como su serenidad, impactaron a O’Donnell, quien luego reveló sus sensaciones respecto a la imagen: «Vi a un niño de unos diez años caminando. Llevaba un bebé en la espalda. En aquellos días en Japón, a menudo vimos a niños jugando con sus hermanitos o hermanas en sus espaldas, pero este chico era claramente diferente. Pude ver que había venido a este lugar por una razón seria. No llevaba zapatos. Tenía la expresión dura (…) La pequeña cabeza se inclinó hacia atrás como si el bebé estuviera profundamente dormido. El muchacho permaneció allí durante cinco o diez minutos.

Los hombres con máscaras blancas se acercaron a él y silenciosamente empezaron a quitarle la cuerda que sostenía al bebé. Fue entonces cuando vi que el bebé ya estaba muerto. Los hombres sujetaron el cuerpo por las manos y los pies y lo colocaron sobre el fuego. El muchacho se quedó allí sin moverse, observando las llamas. Se mordía el labio inferior con tanta fuerza que brillaba con sangre. En ese momento, el niño se dio la vuelta y se fue caminando en completo silencio, acto que sorprendió a todos los presentes».

Una fotografía de las lesiones de espalda de Sumiteru Taniguchi tomadas en enero de 1946 por un fotógrafo de la Marina de los EE. UU.

El testimonio animado de una sobreviviente de la bomba de Hiroshima

El programa Newsround de la BBC se reunió con Bun Hashizume, una sobreviviente que tenía 14 años en aquel momento y recuerda cómo fue ese día que marcó su vida. Ellos publicaron su testimonio, ilustrado con las animaciones que Newsround creó para dar vida a las memorias de Hashizume. Sigue el link que te dejo abajo o copia y pega en tu buscador: vale la pena ver este animado.

https://www.bbc.com/mundo/video_fotos/2015/08/150804_video_animacion_sobreviviente_hiroshima_np.shtml

La presentación de estos ángulos de la tragedia continúa con otra entrega que sigue.

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: