Adiós al más grande: La separación de The Beatles. Candlestick Park: el comienzo del fin (III).

En 1966 Barry Hood ganó los premios Kodak de película en edad adolescente por una película de 8 mm de sonido en cinta que hizo en Disneyland. Tenía la costumbre de seguir a Walt Disney por todo el parque. De hecho, opina que por eso Walt creó la seguridad en el lugar. ¿Su primer objetivo? Él, quién más. «Tenía el pelo largo. Ordenado pero un poco largo, sobre las orejas. ¿Y qué? Simplemente lo corté, e igual seguí a Walt por todo el parque todavía más. Cuando salió por la puerta trasera de la estación de bomberos sobre la que tenía un apartamento, allí estaba de nuevo ese maldito chico, acechando a Walt con su cámara de cine».

El concierto de Candlestick Park a través de los ojos de Barry Hood.

Para el año siguiente, Barry Hood, entonces un adolescente, iba a participar en el concurso Kodak con una película sobre The Beatles, pero perdió el interés cuando el cuarteto no volvió a aparecer en otra gira ese año ni nunca más.

«Mi intención era añadir más película a lo que tenía. Y me decepcionó. Pero no fue hasta años más tarde que me di cuenta de la importancia histórica del documento que ya había filmado».

Barry había crecido en San Francisco, pero a los 11 años se trasladó más al norte. En el verano de 1966 compró dos entradas para el concierto de Candlestick Park, las cuales estaban siendo vendidas por radio KYA por correo.

«Monté el autobús Greyhound a 250 millas con mi madre toda la noche del día 27 para llegar a San Francisco el día 28. Me salté el primer día de un campamento de la iglesia para asistir al espectáculo de Candlestick con mi madre el día 29. Salimos de nuestro hotel en la zona de Market Street, alrededor del mediodía. Nuestro autobús Muni llegó a la esquina más lejana del estacionamiento justo cuando la niebla se estaba disipando. Aquí empecé a ver, escuchar y filmar los eventos del día».

«Lo recuerdo como si fuera ayer. Pasamos el día en Candlestick. Incluso trajimos el almuerzo con nosotros. Mientras la música del nuevo álbum Revolver sonaba en los altoparlantes del parque, tomé varios ángulos del escenario que construían sobre la segunda base, junto con el sistema de sonido y dos cercas de alambre que rodeaban el escenario. Otros muchachos estaban ocupados haciendo su trabajo de poner carteles hechos a mano. El equipo de sonido estaba ocupado montando dos enormes columnas de altavoces en el campo».

A medida que los espectadores comenzaron a llenar el parque de pelota, hubo un grito repentino que venía de una zona muy cercana. Barry corrió hasta el final del estadio en sus botas «estilo Beatles».

Justo en ese momento, el autobús de los Beatles pasó por debajo de su posición, y Barry pudo sacar una foto bien clara de George Harrison tomándole una foto a él. Neil Aspinall iba sentado en la ventana justo enfrente de George.

«Imaginen que a los autores de la presentación musical más grande del mundo no se les permita llevar su equipo al escenario. Se vieron obligados a cargar su equipo a través del campo».

Mal Evans y los roadies se enfrascaron en una discusión con el jardinero de los Gigantes. Este les dijo sin rodeos que no podían entrar al campo con su furgoneta de equipo. En su intercambio de palabras y el lenguaje corporal podía entenderse el descontento de Evans.

«En mis imágenes vemos a Evans, Ed Freeman, también al mánager de giras de The Ronettes, y Sandy Scott, el director de gira de GAC, General Artists Corp, la agencia de reservas que concertó la gira».

«Ringo no volteó el micrófono y se puso a cantar en el contrapeso al comienzo del concierto, como dijo el encargado del sistema de sonido. He oído sobre ese malentendido en otros lugares, pero nunca lo desmentí. Puedes ver esto claramente en mi película. El micrófono está en la misma posición que antes de entrar en el escenario. Más tarde, cuando llega el solo de Ringo, el micrófono es colocado delante de él».

«Un caballero vestido con un traje de moda oscuro y camisa blanca se acerca a dos cajas situadas una junto a la otra en el campo, las recoge y las acerca al escenario. ¡Se va por detrás de algunas personas una fracción de segundo más tarde sin ellas! Puedo ver esto claramente, observando la película marco a marco. Tal vez sea Tony Barrow y una de las cajas sea una grabadora, la fuente de la famosa grabación que nunca fue lanzada en audio oficial».

«Los Beatles se inclinan por última vez, y mi metraje termina. Pero vemos a George en la posición de tocar, tanto en cómo está la cabeza y en cómo tiene las manos, y él se queda ahí mientras la mano derecha de John no está en posición de tocar. John camina rápidamente hacia el amplificador y parece desconectar su guitarra. Muchos dicen que se tocaron las primeras notas de In My Life. ¡Si eso es cierto, fue definitivamente George!».

«Mientras George toca, Paul se acerca al micrófono del escenario, pero se detiene, se da la vuelta y le dice algo a George lejos del micrófono, inaudible para el público. George mira hacia arriba y responde. Entonces Paul habla por el micrófono. ¿Cuáles fueron estas últimas palabras? ¿Un último adiós tal vez? ¿Alguien lo sabe? Ahí se corta mi filmación».

El público tuvo la impresión de que la banda comenzaba a tocar otro número, pero, de repente, nada más se escuchó. Los Beatles se subieron con rapidez al camión blindado Loomis y se fueron del estadio, terminando así su carrera de conciertos programados en vivo para siempre.

«Estoy orgulloso de las viejas imágenes de Kodachrome de 8 mm de color. Todavía brilla, y el color no se ha desvanecido. Con la tecnología actual deberíamos ser capaces de extraer aún más detalles. Además, ¡hay toda una sección de material que nunca ha sido transferido ni presentado, que contiene las actuaciones de apertura! Están Barry Tashian y The Remains, y también Bobby Hebb respaldado por The Remains».

«Mi madre, que ahora tiene 90 años, lo recuerda bien. Incluso asistió al concierto conmigo. Pero se sentó en los asientos más baratos donde se podía gritar bastante».

«Yo estaba en los asientos pegados al terreno de primera base. Podía oír el concierto perfectamente. Algunos dicen que no podían oír nada. Mucho dependía de dónde estabas sentado. Todo tiene que ver con qué forma sopla el viento y, al parecer, el viento soplaba la música directamente hacia mí. Candlestick era famoso por sus vientos circulantes. Esta fue una de las razones por las que los Gigantes de San Francisco construyeron un nuevo estadio».

«Cuando llegué al campamento de la iglesia un día tarde, donde había estado la noche anterior me hizo ser la envidia de cada adolescente, y el objeto de molestia para los consejeros y el personal. 1966 fue ese tipo de año».

El concierto de Candlestick Park de boca de varios asistentes.

El 14 de agosto de 2014 Paul McCartney cerró la trayectoria de servicio del Candlestick Park de San Francisco con su concierto Farewell to Candlestick. En la página SFGATE, Peter Hartlaub escribió un artículo sobre la recopilación de anécdotas que hicieron The Big Event y el San Francisco Chronicle obtenidas de más de tres docenas de fanáticos de Beatles que asistieron al «evento musical más famoso en la historia del área de la bahía».

Así lo contaron algunos de ellos:

Llegar al concierto.

JACKIE BANGO: Planeamos por semanas lo que íbamos a usar y cómo llegaríamos (al estadio). Tomamos un autobús Muni desde North Beach mientras (mis tíos) nos seguían en su coche. Tenían asientos en otra zona del parque. ¡Mi mamá nos hizo sopa de pollo sabiendo que podría ayudar a calmar nuestros estómagos ansiosos! No creo que nada podía ayudar a calmarnos.

ANDREA CAMPOS: Yo estaba allí con mis primos. Teníamos 12,13,14,15 años, y tomamos el autobús de North Beach para el concierto. ¡Era un autobús especial de los Beatles!

JEANNE BROWN: Había mucho tráfico en el entronque con la 101. Junto a la bahía, con Candlestick a la vista, el coche se averió. Estábamos todos fuera del auto con Sue y yo en un estado de pánico. Un coche cargado de adolescentes se detuvo y se ofreció a darnos un aventón. Mi tío y mi papá parecían felices de dejarnos ir con estos extraños, así que nos fuimos.

GUS THAM: Yo era uno de los cargabates y mi hermano un asistente en el banco de los Giants esa temporada, y los Beatles usaron el banco del equipo visitante como su camerino antes del espectáculo. La pasamos muy bien con los Beatles, siendo Ringo el más amistoso, y conseguimos programas firmados por los cuatro, y mi hermana una pelota de béisbol firmada por ellos.

En realidad, hay una gran leyenda urbana en torno a cuántas pelotas de béisbol firmaron los Beatles durante esa última gira por el estadio, y las «pelotas de béisbol Beatle» autografiadas de esa gira son como el Santo Grial para coleccionistas.

Gran expectativa, mucha espera.

JIM NESBITT: Los Beatles emergieron del banco de los Gigantes y subieron las escaleras hasta el escenario, atravesando la segunda base. Desde mi asiento en la planta inferior entre la tercera base y el home pude ver claramente todo en el escenario con prismáticos.

JEANNE BROWN: Cuando finalmente suben al escenario, nadie en nuestra sección gritaba. Sue y yo nos miramos y decidimos empezar. Saltamos y gritamos durante sus 30 minutos en concierto.

ERNIE VASQUEZ: Mis asientos eran maravillosos, justo detrás del home. Los Beatles empezaron a tocar y enseguida empecé a gritar como todas las otras adolescentes. La verdad es que realmente no tenía ganas de gritar, pero grité durante todo el concierto.

JIM LUCAS: La gente dice que no podías oírlos. Pero eso es basura. No sólo se podía escuchar, sino que fueron puntuales armónicamente en un momento en que no existían los monitores de piso ni los aparatos de alta tecnología de hoy en día.

DAN ORTH: El sonido en el lado de la tercera base no era nada bueno. Y los interminables gritos de los fans ahogaron todo el sonido (cantantes e instrumentos). Nunca olvidaré lo corta que fue la actuación de los Beatles. Se cronometró en unos 30 minutos. ¡Pero estaba muy emocionado de estar ahí con los mejores!

Es muy interesante notar que me enteré de un amigo de Facebook que asistió a este espectáculo, que el sonido era mucho del lado de primera base, debido a que los vientos de Candlestick esa noche soplaron hacia ese lado.

NANCY SITTON: De las notas que tomé después del concierto:

«George estaba ronco y cantaba If I Needed Someone demasiado lentamente (…) Tocaba la guitarra casualmente, pero bien. John estaba muy pálido y con la voz débil. Saludó a los chicos que treparon por la valla del jardín central y corrieron al escenario. Apenas lo oí.

¡Paul fue genial! Siempre hacía payasadas y saludaba a los fans (…) Dijo: “Hace un poco de frío aquí afuera” y “Lo siento por el clima”. También: “Esta es nuestra última canción. Queremos que se unan a nosotros o lo que sea, aplaudir o cualquier cosa”».

La irrupción en el concierto por la valla del jardín central.

IRA BRAY: Había una treintena de nosotros (…) Una vez que los Beatles se encendieron y empezaron a tocar, algo extraño sucedió. El grupo comenzó a acercarse a la valla una sección a la vez, primero el grupo a la izquierda, luego el grupo a la derecha, luego el grupo central. Fue la maniobra perfecta para vencer a los tres guardias de seguridad.

En algún momento, y no recuerdo exactamente cuándo o por qué, hubo una carga contra la cerca y los chicos comenzaron a treparla (…) El objetivo estaba justo enfrente de nosotros, llegar a la segunda base, ¡sentarse frente a la banda y ver el concierto (…)!

Gritería, un espectáculo rápido, y un montón de asientos vacíos.

ELLIE SEGAL: Dijeron que los gritos de los adolescentes frente a ellos eran tan fuertes que no podían oír una palabra de lo que se cantaba. Finalmente, tocaron a una de las chicas en el hombro y le preguntaron si ella querría escuchar lo que los Beatles estaban cantando. Ella los miró con desdén y dijo: «Si quisiera escucharlos, compraría su álbum».

MAUREEN PRICE: Mi asiento estaba en la primera fila de la línea de tercera base (…) Cada vez que se detectaba movimiento en el interior del remolque en segunda base, se levantaban gritos en el estadio. Los Beatles estaban ahí, ¡esperando salir! Me acerqué lo más posible: sentada sobre el banco, con los pies colgando, esperando para ver al primer Beatle salir del remolque (…) ¡Los Beatles salieron por debajo de mis pies! ¡Habían estado en el banco todo el tiempo! (…) El concierto fue un borrón de música, gritos, histeria, llanto. ¡Estimulante!

OLLIE WELCH: Yo estaba de pie junto a una adolescente fanática. Una reportera le preguntó por qué lloraba, y dijo: «Porque amo a Paul, y no puedo decírselo».

IRA BRAY: Dos oficiales me escoltaron fuera del campo. Al hacerlo, sentí una repentina avalancha de orgullo por haber intentado un acto tan audaz, por oír los gritos desde las gradas y darles un motivo lujurioso a aquellos que pensaba nos estaban animando.

Una vez fuera del campo comenzó una discusión entre los oficiales. Todo lo que recuerdo fueron las palabras, «llevarlo a la estación» (…) Por suerte (se compadecieron), y en su lugar me dieron un suave empujón hacia fuera (con la advertencia): «¡No intentes volver!»

JACKIE BANGO: Se fueron en el camión blindado y nos dejaron llorando y queriendo más. Algunos de nuestro grupo dijeron que los Beatles no volverían. Habíamos leído lo difícil que era para ellos actuar en vivo.

JIM NESBITT: El espectáculo fue rápido (…) terminó en media hora, con Long Tall Sally, y Lennon prometiendo «¡Nos vemos el año que viene!».

El silencio y el caos.

JACKIE BANGO: Después de un pico emocional, había un silencio espeluznante y una sensación decepcionante ahora que había terminado. Mi hermana, Jeannie, recuerda que la gente repartía volantes promocionando un nuevo programa de televisión. Era un espectáculo llamado The Monkees. ¡Cómo pudieron!

JEANNE BROWN: No recuerdo cómo encontramos a nuestros padres después del espectáculo, pero recuerdo haber subido una valla ciclónica de ocho pies en medio de la fiebre.

DENISE LEONETTI: Había un tipo trabajando en limpieza esa noche con quien fuimos a la escuela (…) Nos dijo que una puerta estaba abierta para que los limpiadores entraran, y entramos… y tomé todas las colillas de cigarrillos del escenario y el cable del amplificador de Paul McCartney. Tocamos los tambores y todo. Nunca olvidaré eso.

Hablan los fanáticos…


Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: