25 de agosto de 1985: a 36 años de su muerte, mi homenaje a la memoria de Samantha Smith (II).

Samantha Smith nació el 29 de junio de 1972, en la pequeña ciudad de Houlton, Maine, en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, de padres Jane Goshorn y Arthur Smith. A la edad de cinco años le escribió una carta a la reina Isabel II con el fin de expresar su admiración por la monarca.

Cuando Smith había terminado el segundo grado en la primavera de 1980, la familia se estableció en Manchester, Maine, donde asistió a la Escuela Primaria de Manchester. Su padre sirvió como instructor en la universidad de Ricker en Houlton antes de enseñar literatura y escritura en la Universidad de Maine, Augusta, mientras que su madre trabajó como trabajadora social con el departamento de servicios humanos de Maine.

La carta de Andrópov.

La carta de Samantha pareció haber sido olvidada, pero cinco meses más tarde, el 11 de abril de 1983, fue citada en Pravda, junto con extractos de varias cartas de ciudadanos estadounidenses igualmente preocupados dirigidas al líder soviético.

Cabe señalar que el momento de esta publicación no fue una coincidencia. Hacía apenas unas semanas que Ronald Reagan había pronunciado su discurso sobre el «imperio del mal» y planteado la perspectiva de un regreso a la carrera armamentista anunciando el programa de Iniciativa de Defensa Estratégica.

En su discurso a la nación el 23 de marzo de 1983, Reagan acusó específicamente a la Unión Soviética de haber perseguido la acumulación de arsenales de armas «que sólo pueden considerarse una fuerza militar ofensiva».

La carta de Samantha había hecho una acusación similar sobre las ambiciones expansionistas del país comunista al preguntar: «¿por qué quieres conquistar el mundo?» La publicación de la carta le permitió así a Pravda ilustrar la propaganda a la que, supuestamente, fueron sometidos todos los niños estadounidenses bajo la presidencia beligerante de Reagan y también le asignó a este una clara responsabilidad por el deterioro de las relaciones.

Samantha estaba contenta de que una parte de su carta apareciera en Pravda. No obstante, al no haber recibido una respuesta de Andrópov y ver la mayor parte de su pregunta ignorada en el artículo, escribió otra carta, esta vez al embajador soviético en los Estados Unidos, Anatoly Dobrynin, para indagar si podía esperarse una respuesta del señor Andrópov.

Tras esta segunda carta las cosas parecieron ponerse en marcha.

El 26 de abril de 1983 llegó la respuesta de Andrópov, la cual fue expuesta, simultáneamente, por la agencia de prensa soviética, TASS, para maximizar el efecto mediático. Samantha se emocionó cuando recibió la respuesta.

Querida Samantha,

He recibido tu carta, que es como muchas otras que me han llegado recientemente desde tu país y desde otros países de todo el mundo.

Me parece –lo puedo decir por tu carta– que eres una chica valiente y honesta, parecida a Becky, la amiga de Tom Sawyer en el famoso libro de su compatriota Mark Twain. Este libro es muy conocido y querido en nuestro país por todos los niños y niñas.

Escribes que estás preocupada por si habrá una guerra nuclear entre nuestros dos países. Y preguntas si estamos haciendo algo para que la guerra no estalle.

Tu pregunta es la más importante de las que cualquier ser pensante pudiera plantear. Te responderé con seriedad y honestidad.

Sí, Samantha, en la Unión Soviética estamos tratando de hacer todo lo posible para que no haya guerra en la Tierra. Esto es lo que todo hombre soviético quiere. Esto es lo que nos enseñó el gran fundador de nuestro estado, Vladimir Lenin.

Los soviéticos saben muy bien lo terrible que es la guerra. Hace cuarenta y dos años, la Alemania nazi, que luchaba por la supremacía en todo el mundo, atacó nuestro país, quemó y destruyó muchos miles de nuestras ciudades y pueblos, mató a millones de hombres, mujeres y niños soviéticos.

En esa guerra, que terminó con nuestra victoria, estábamos en alianza con los Estados Unidos: juntos luchamos por la liberación de muchas personas de los invasores nazis. Espero que lo sepas por tus lecciones de Historia en la escuela. Y hoy queremos mucho vivir en paz, comerciar y cooperar con todos nuestros vecinos en esta Tierra, con los que están lejos y los que están cerca. Y, ciertamente, con un país tan grande como los Estados Unidos de América.

En Estados Unidos y en nuestro país hay armas nucleares, armas terribles que pueden matar a millones de personas en un instante. Pero no queremos que se utilicen nunca. Es precisamente por eso que la Unión Soviética declaró solemnemente en todo el mundo que nunca usará armas nucleares primero contra ningún país. En general, proponemos suspender su producción y proceder a la desmantelación de todas las existentes en la Tierra.

Me parece que esta es suficiente respuesta a tu segunda pregunta: «¿Por qué quieren hacer la guerra contra todo el mundo o al menos contra los Estados Unidos?» No queremos nada de eso. Nadie en nuestro país —ni los trabajadores, ni los campesinos, ni los escritores, ni los médicos, ni los adultos, ni los niños, ni los miembros del gobierno— quiere una guerra grande o «pequeña».

Queremos la paz, hay algo que nos ocupa: cultivar trigo, construir e inventar, escribir libros y volar al espacio. Queremos paz para nosotros y para todos los pueblos del planeta. Por nuestros hijos y por ti, Samantha.

Te invito, si tus padres te lo permiten, a que vengas a nuestro país, siendo la mejor época este verano. Descubrirás sobre nuestro país, te reunirás con tus contemporáneos, visitarás un campamento infantil internacional –el Artek– en el mar. Y verás por ti misma: en la Unión Soviética todo el mundo está a favor de la paz y la amistad entre los pueblos.

Gracias por tu carta. Te deseo todo lo mejor en tu joven vida.

Y. Andrópov

El acostumbrado circo mediático y político.

La cobertura de los medios de comunicación de la correspondencia de Samantha con Andrópov se aceleró con rapidez desde la publicación de la carta en Pravda.

Con la respuesta directa de Andrópov a la colegiala de Maine y su invitación a visitar la Unión Soviética, Samantha se convirtió de la noche a la mañana en una verdadera estrella de los medios de comunicación.

La prensa saltó sobre esta extraordinaria camaradería de cuento de hadas entre una niña de diez años y el viejo líder soviético. En la noche del 26 de abril, Samantha y su madre Jane fueron puestas en un avión fletado por CBS y NBC a fin de llevarlas a la ciudad de Nueva York para varias apariciones en televisión.

Entrevistas en periódicos nacionales y apariciones en programas de televisión, como el popular Tonight Show Starring Johnny Carson, elevaron su perfil en todo Estados Unidos.

Samantha demostró estar increíblemente a gusto frente a las cámaras, siendo capaz de mirar directamente a ellas y manejar bien las preguntas. Gale Warner comentó que eso había fomentado sus «valores de producción».

De hecho, el productor ejecutivo del Tonight Show buscó asegurar los derechos exclusivos del programa para acompañar a la familia con un equipo de cámaras en su próximo viaje a la Unión Soviética.

Ted Koppel, presentador de noticias para Nightline de ABC, entrevistó a Samantha el 25 de abril de 1983, como el mismo Koppel dijo, el día que ella recibiera la carta de Andrópov.

Con el protagonismo mediático también llegó la política. Samantha no sólo se estaba convirtiendo rápidamente en una embajadora de su país, sino también en una representante del estado progresista de Maine. El senador demócrata George J. Mitchell la felicitó por su conducta en la primera ola de entrevistas, mostrándose a sí misma como una joven inteligente y preparada.

Unas semanas más tarde, la Cámara de Representantes y la Cámara del Senado del Estado de Maine firmaron una resolución conjunta reconociendo a Samantha por su «correspondencia histórica» con el líder soviético.

La resolución declaró que Samantha, «un rayo de luz solar de Manchester, Maine, había provocado un rayo de esperanza en la tensa frialdad de las relaciones internacionales (…) Una niña de 10 años había tenido éxito donde otros habían fracasado en iniciar un diálogo franco con el líder de la Unión Soviética».

Desde las primeras etapas de su fama en rápido aumento, Samantha Smith mostró un talento natural al lidiar con el frenesí de los medios. Conectó bien con su público y con todos los que conoció. En muchos aspectos encapsuló la belleza y la inocencia de la infancia estadounidense.

Con su pelo negro, sus ojos inocentes y una sonrisa encantadora, Samantha, la niña de Manchester que jugaba al softbol, a quien le gustaba Michael Jackson y tenía un cobrador de la bahía de Chesapeake como su mejor amiga, se conformó con las imágenes populares de la linda novia estadounidense.

Periodistas de The Daily Free Press, el periódico estudiantil independiente de la Universidad de Boston, que entrevistaron a Samantha después de su viaje, le confesaron en una carta a su padre que «estaban encantados con Samantha».

Samantha tuvo este efecto en muchas personas que encontró. La forma en que acopló con la audiencia estadounidense e internacional agitó la cobertura de los medios, lo que a su vez significaba que los Smith ya estaban recibiendo cientos de cartas de compatriotas estadounidenses antes de que se embarcaron en su viaje a la Unión Soviética.

Estas cartas le resaltaban a los padres la grave naturaleza política de los acontecimientos que se desarrollaban. En particular, los emigrados judíos soviéticos en Europa, Israel y los Estados Unidos le suplicaron a la familia que se llevara a la Unión Soviética cartas de solicitud de emigración y las entregara a Andrópov.

Muchos de los escritores de cartas también querían que Samantha usara su viaje para hacer una declaración pública sobre los derechos humanos y la falta de ellos en la Unión Soviética.

La cuestión de la emigración judía soviética era una preocupación importante en la comunidad judía internacional y la Casa Blanca fue bombardeada con peticiones para seguir adelante con el tema. Al final, los Smith decidieron llevar esas cartas con ellos y entregarlas de buena fe a un funcionario soviético, pero no quisieron hablar de ellas públicamente.

El inesperado encuentro de los Smith con la política de la emigración judía mostró que la iniciativa de invitar a una colegiala estadounidense a visitar la Unión Soviética no estaba exenta de riesgos para el gobierno soviético. El viaje claramente ofrecía un gran potencial para ser utilizado en la guerra de propaganda entre los dos adversarios ideológicos, pero involucrar a un niño y un ejército de medios de comunicación internacionales que la seguían a cada paso significaba que había peligros obvios para que el viaje fuera contraproducente.

Una vez que los Smith aceptaron la invitación, tanto los gobiernos estadounidense como el soviético se vieron obligados a prepararse lo mejor que pudieron para el inevitable circo mediático que acompañaría esa visita.

A medida que la publicación de la respuesta de Andrópov llegó a los medios de comunicación de todo el mundo, dentro de la Unión Soviética varias organizaciones comenzaron a trabajar para armar un programa en caso de que —y esto no estaba de ninguna manera claro cuando la carta fue publicada por TASS—, los Smith aceptaran la invitación.

Natasha Semenikhina —a quien Samantha se referiría luego como la «Natasha grande» de sus amistades creadas durante la visita—, quien trabajaba para la sección de Estados Unidos y la URSS de la Unión de Sociedades Soviéticas de Amistad y Relaciones Culturales con Países Extranjeros (SSOD), recordaba cómo las cosas se complicaron rápidamente a medida que numerosas organizaciones e instituciones hicieron propuestas para el posible itinerario.

Una parte importante del viaje ya había sido anunciada en la carta de Andrópov: una visita al famoso campamento de pioneros, Artek, en Crimea. La organización detallada de esos días se dejó en manos de las autoridades del campo, que estaban acostumbradas a dar la bienvenida a muchos dignatarios y niños soviéticos y extranjeros de todo el mundo.

A través de la embajada en Washington D.C., los miembros del SSOD a cargo de preparar el viaje obtuvieron más información sobre la familia y la joven. Al final, el itinerario reunido para el viaje de dos semanas de los Smith fue un recorrido clásico por los principales lugares de interés histórico y cultural ruso en Moscú y Leningrado. Se discutió una reunión con el propio Andrópov, y su oficina estuvo interesada en que se organizara si la frágil salud del líder lo permitía.

Mientras que estos preparativos ya rodaban, la Casa Blanca parecía, al igual que con la publicación original en Pravda, haber sido tomada por sorpresa debido a los acontecimientos en medio del circo mediático subsiguiente. No queriendo adornar lo que con claridad vieron como una estratagema de propaganda soviética con cualquier respuesta oficial, la Casa Blanca permaneció en silencio. La carta de Andrópov los había puesto a la defensiva.

Como resultado, la Casa Blanca continuó siendo reactiva en lugar de activa y de darle forma a los acontecimientos y la narrativa emergente. Dicho esto, el Buró de Asuntos Soviéticos en el Departamento de Estado envió a un representante a Maine para hablar con los padres de Samantha después de que aceptaran la invitación. Jane Smith recordó este encuentro en términos muy positivos. Tenían muchas preguntas para el hombre de Washington.

Por supuesto, los miembros de la familia eran conscientes de la dimensión política de su esfuerzo y estaban deseosos de recibir asesoramiento sobre cómo comportarse en situaciones públicas en la Unión Soviética. Una de las principales preocupaciones era, recordó Jane, cómo reaccionar si el lado soviético les pedía que hicieran algo con lo que no se sintieran cómodos. Pero la respuesta del representante del Departamento de Estado los tranquilizó al responderles que no anticipaban que las autoridades soviéticas los pusieran en situaciones difíciles.

El riesgo para el lado soviético de que este viaje fuera contraproducente era muy obvio para el representante del gobierno. Al final, Jane Smith afirmó en una entrevista que el hombre tuvo razón en este punto.

Aparte de una situación, donde Samantha fue abordada por un grupo de personas para firmar una petición contra Reagan, que fue rápidamente tratada por la intervención de su acompañante soviética, Natasha Semenikhina, el viaje se realizó sin ninguna complicación según los recuerdos de Jane Smith.

¿Cómo le fue a Samantha Smith y a sus padres con el viaje a la Unión Soviética? Eso sigue en la tercera parte de este homenaje. Y todavía hay más después de eso.

¡No te lo pierdas!

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: