25 de agosto de 1985: a 36 años de su muerte, mi homenaje a la memoria de Samantha Smith (I).

Si no les falla la memoria o han leído Historia, quizás recuerden a Yuri Andrópov como el sucesor de Leoníd Briézhnev, el director de la KGB, el reformista antes que Mijaíl Gorbachóv -aunque no a la manera de este último-…, y quien le respondió una carta a una adolescente estadounidense. Esa niña fue Samantha Smith.

Contexto histórico que propició la carta.

Los programas de intercambio cultural y educativo, así como el desarrollo del turismo, facilitaron un aumento constante de los contactos entre personas de ambos lados de la «línea divisoria» en las décadas del 60 y el 70.

Pero a principios de la década de 1980 se produjo un marcado deterioro de la relación entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Después de haber sido arrastrada a involucrarse en la Guerra Civil Etíope y las intervenciones en Mozambique y Yemen, la fatídica decisión de la Unión Soviética de enviar tropas a Afganistán, tomada en diciembre de 1979, casi puso fin al período de distensión. La intervención militar que duraría diez años socavó gravemente la pretensión moral de la Unión Soviética de ser una potencia antimperialista.

Sin embargo, la diplomacia cultural soviética estaba menos preocupada por demostrar la superioridad del socialismo soviético —una batalla que pocos todavía creían realmente que era ganable—, que por la promoción de las iniciativas soviéticas para fortalecer la paz mundial.

Además, más allá de los acuerdos culturales establecidos y las instituciones centrales, las iniciativas de bajo nivel de los ciudadanos estadounidenses y soviéticos, a menudo en respuesta a la reanudación de la carrera de armamentos y el temor real a la guerra nuclear, facilitaron los contactos a través de esa «línea divisoria», un hecho que fue ampliamente bien recibido en Moscú.

Según David Foglesong (en la foto), la diplomacia ciudadana vio una verdadera explosión a finales de la Guerra Fría, produciendo cientos de miles de reuniones cara a cara entre ciudadanos estadounidenses y soviéticos que desafiaron los estereotipos negativos. Empujados por la información en los medios de comunicación nacionales y locales, estos encuentros fueron parte de un «proceso multifacético y multinivel que acabó con la enemistad estadounidense y soviética».

Ronald Reagan entró en la Casa Blanca en enero de 1981. Si bien ocuparse de los problemas internos y externos significó para los líderes soviéticos dejar de hablar durante mucho tiempo de superar a Occidente con cualquier convicción real, el virulento anticomunismo de Reagan, la retórica altamente beligerante y su compromiso de fomentar la carrera armamentista plantearon un claro desafío a la noción que la Unión Soviética tenía de mantener un estatus de superpotencia.

En su primera conferencia de prensa, Reagan calificó a la Unión Soviética de régimen corrupto e inmoral, dispuesto a «cometer cualquier delito, a mentir, a engañar, para lograr» su objetivo de un «Estado socialista o comunista de orden mundial».

Era «un Estado y una ideología que había que derrotar», como afirmó en mayo de 1982. Dos años más tarde, en marzo de 1983, Reagan —probablemente ya imbuido en su fascinación por Star WarsLa guerra de las galaxias»)— etiquetó a la Unión Soviética como un «imperio malvado».

Las crecientes tensiones entre las superpotencias y la política de confrontación de Reagan sobre el control de armas y los conflictos regionales aumentaron los temores de la amenaza del holocausto nuclear en todo el mundo. Como resultado de ello, el activismo antinuclear experimentó un verdadero aumento a principios de la década de 1980.

El 12 de junio de 1982, casi un millón de personas se reunieron en el Central Park de Nueva York para una gigantesca manifestación de desarme, una de las mayores manifestaciones en la historia de Estados Unidos.

Una encuesta de Gallup en otoño de 1981 encontró que el 70% de los estadounidenses pensaban que la guerra nuclear era una posibilidad real y el 30% sentían que las posibilidades de que estallara eran «buenas» o «ciertas». En Europa, las campañas de desarme nuclear también experimentaron un impresionante resurgimiento.

Para algunas personas manifestarse no era suficiente y comenzaron a promover la diplomacia de persona a persona para romper un discurso ideológico en escalada que parecía conducir a la guerra.

En 1983, por ejemplo, Cynthia Lazaroff (en la foto), una graduada de la Universidad de Princeton que había enseñado en escuelas soviéticas creó el Programa de Intercambio de Jóvenes entre Estados Unidos y la URSS, que permitiría a cientos de jóvenes estadounidenses participar en giras personalizadas por la Unión Soviética.

Los niños se convirtieron en armas inocentes en la lucha ideológica por la superioridad moral desde el comienzo de la Guerra Fría. La imagen tradicional del niño, símbolo de inocencia y victimización, se complementaba con visiones de movilización de la próxima generación en el ámbito de la política.

Como Margaret Peacock (foto) demostrara enérgicamente, tanto en la Unión Soviética como en los Estados Unidos, el gobierno, las organizaciones y los individuos por igual instrumentalizaron la imagen del niño para construir o desafiar el consenso.

Mientras los adultos impugnaban la imagen del niño en la propaganda de la Guerra Fría, los niños y adolescentes crecieron con verdadera ansiedad y miedo real a la aniquilación nuclear. De hecho, entre la generación de más edad, el fin de la distensión y el inicio de la Segunda Guerra Fría elevaron los niveles de ansiedad a nuevas alturas.

Los psicólogos, educadores y padres estaban cada vez más preocupados por los efectos que la amenaza de una guerra nuclear podría tener en los niños (en la foto la técnica de protección personal contra los efectos de una explosión nuclear enseñada en Estados Unidos «agacharse y cubrirse»).

Los estudios realizados en varios países revelaron que los niños a menudo se enfrentaban a la amenaza solos a través de los medios de comunicación o de sus compañeros, sin una orientación clara de los padres o de las escuelas. Esto dejó a muchos «desconcertados y perplejos» y les causó una verdadera sensación de impotencia que generó una «profunda sensación de miedo sobre el futuro».

Una encuesta realizada a 913 personas de 11 a 19 años de edad en la zona de San José y Los Ángeles en mayo de 1983, por ejemplo, reveló que el 58% estaba «preocupado» o «muy preocupado» por la posibilidad de una guerra nuclear. Más de la mitad de los jóvenes que completaron el cuestionario sintieron que la guerra nuclear entre las dos superpotencias ocurriría durante su vida.

Los niños soviéticos no estaban menos preocupados. Un estudio estadounidense, basado en entrevistas con 293 niños soviéticos en dos campamentos de pioneros, reveló que estaban aún más preocupados por los horrores de la guerra nuclear que sus pares estadounidenses. Al estar mejor informados sobre el poder destructivo de las armas nucleares que los niños estadounidenses, muy pocos creían que se podría sobrevivir a una guerra nuclear.

Sin embargo, eran más optimistas sobre la posibilidad de evitar la guerra. De hecho, como señalaron los autores del estudio, prácticamente todos los niños soviéticos habían participado «en actividades y educación por la paz organizadas oficialmente, como el envío de cartas a los líderes mundiales, el diseño de pancartas y carteles, la recogida de nombres para peticiones y la participación en reuniones y manifestaciones».

No sorprende que esas actividades patrocinadas por el Estado, organizadas en su mayoría a través de las organizaciones comunistas de niños y jóvenes, no se estuvieran llevando a cabo en los Estados Unidos. Empero, las campañas de peticiones y de redacción de cartas eran actividades muy comunes de las organizaciones no gubernamentales y religiosas estadounidenses que promovían el diálogo y la paz.

De todas formas, el activismo por la paz también ingresó al sistema educativo estadounidense. No solo en algunos casos aislados los maestros pidieron a sus alumnos que escribieran cartas a los líderes políticos para expresar sus opiniones sobre los asuntos mundiales y expresar sus temores. En su discurso a la nación sobre la reducción de las armas estratégicas y la disuasión nuclear en noviembre de 1982, Ronald Reagan reconoció esta práctica.

La Casa Blanca recibió tales cartas no sólo de niños estadounidenses asustados, sino también de niños de ambos bloques políticos, así como de los países no alineados durante el tiempo de Reagan en el cargo.

Muchas de esas cartas fueron escritas por niños suplicando por el derecho de su generación a tener un futuro. En un ejemplo de 1982, Reagan recibió cartas de un grupo de niños de la Escuela Primaria Gamleby (en la foto, Gamleby) en Suecia expresando su oposición a la guerra, con preguntas como:

«¿Te gusta la guerra? ¿Sabes lo que estás haciendo?», y afirmando que «Creemos que eres estúpido si piensas que puedes resolver problemas con la guerra».

Los niños revelaron lo que ellos, y por extensión probablemente también sus profesores y padres, vieron como la causa subyacente de las tensiones internacionales exacerbadas.

Los líderes soviéticos estaban recibiendo grandes cantidades de cartas de ciudadanos soviéticos preocupados y personas de todo el mundo también. Una de las chicas de Suecia que escribió a Reagan le mencionó explícitamente que ella también había escrito a Briézhnev:

Soy una chica sueca, normal y corriente, sin importancia, que piensa que la guerra es de lo peor. Usted allí en su sombrero de vaquero que tiene tanto poder, ¿tiene que entrometerse en las pequeñas peleas de otros países sólo porque en otros países lo hace? (le he escrito una carta similar a Briézhnev). Si usted hace esto, la tercera guerra mundial no está lejos y con las armas que tenemos hoy el mundo quedaría destruido. Piénselo… somos nosotros, los niños, los que heredaremos esto en caso de que el mundo sea destruido, si es que algo queda en ese momento. Piénselo, Ronald R. ¡QUIERO VIVIR! ¿Por qué existe la guerra? ¿Nunca le temes a la guerra?

Cuando Samantha Smith se sentó a escribir su breve carta al recién nombrado líder soviético, Yuri Andrópov, en el invierno de 1982, no estaba sola. Es evidente que la escritura de cartas por los niños a los dirigentes mundiales se había convertido en un fenómeno cultural más amplio de la cultura de la Guerra Fría y en una forma para que los educadores, y a veces los padres, permitieran a los niños enfrentar y expresar sus temores y esperanzas del futuro.

Al subir a la dirección de la Unión Soviética en noviembre de 1982, los principales periódicos y revistas occidentales publicaron numerosas fotografías en primera página y artículos sobre Andrópov. La mayor parte de la cobertura fue negativa y tendió a dar una percepción de una nueva amenaza a la estabilidad del mundo occidental.

Andrópov había sido embajador soviético en Hungría durante la Revolución húngara de 1956 y presidente de la  KGB de 1967 a 1982; durante su mandato, fue conocido en Occidente por aplastar la Primavera de Praga y la brutal represión de disidentes, como  Andrei Sájarov y Aleksandr Solzhenitsyn. Andrópov comenzó su mandato como líder soviético fortaleciendo los poderes de la KGB y reprimiendo a los disidentes.

Según Vasili Mitrokhin, Andrópov vio la lucha por los derechos humanos como parte de un complot imperialista de amplio alcance para socavar los cimientos del estado soviético. Mucha tensión internacional rodeó los esfuerzos soviéticos y estadounidenses para desarrollar armas capaces de ser lanzadas desde satélites en órbita.

Ambos gobiernos tenían amplios programas de investigación y desarrollo para desarrollar dicha tecnología. Sin embargo, ambas naciones estaban bajo una creciente presión para disolver el proyecto.

En Estados Unidos, Reagan fue presionado por un grupo de científicos y expertos en armas estadounidenses, mientras que en la Unión Soviética el gobierno emitió una declaración que decía: «Prevenir la militarización del espacio es una de las tareas más urgentes que enfrenta la humanidad».

Durante este período, grandes protestas antinucleares estaban teniendo lugar en toda  Europa  y América del Norte, mientras que el 20 de noviembre de 1983, la proyección de la película postapocalíptica de ABC The Day AfterEl día después») se convirtió en uno de los eventos de los medios de comunicación más esperados de la década.

Quizás despés de haber visto TerminatorEl exterminador») estas imágenes no impacten lo suficiente, pero en 1983 fueron muy perturbadoras para los espectadores en los Estados Unidos.

Las dos superpotencias habían abandonado en este punto su estrategia de distensión y en respuesta al despliegue soviético de los SS-20 (abajo a la izquierda), Reagan se movió para desplegar misiles de crucero y Pershing II (abajo a la derecha) en Europa.

La participación de la Unión Soviética en una guerra en Afganistán estaba en su tercer año, una cuestión que también estaba contribuyendo a la tensión internacional. En esta atmósfera, el 22 de noviembre de 1982, la revista Time publicó un número con Andrópov en la portada.

Según su propio relato, Samantha decidió escribir su carta al nuevo líder soviético después de leer el artículo junto con su madre y discutir el miedo generalizado a la guerra nuclear en ambos países. Samantha le preguntó a su madre: «Si la gente le tiene tanto miedo, ¿por qué alguien no le escribe una carta preguntando si quiere tener una guerra o no?» Su madre la instó a escribirla.

Como su padre, un profesor de inglés en la Universidad de Maine, Augusta, también acababa de pedir a sus estudiantes que escribieran cartas a personas famosas, ella se sintió inspirada a hacerlo también.

La carta de Samantha.

Estimado Sr. Andrópov,

Mi nombre es Samantha Smith. Tengo 10 años. Enhorabuena por su nuevo trabajo. He estado preocupada de que Rusia y los Estados Unidos entren en una guerra nuclear. ¿Van a votar a favor de una guerra o no? Si no lo hará, por favor dígame cómo va a ayudar a no tener una guerra. Esta pregunta no tiene que responderla, pero me gustaría que lo hiciera. ¿Por qué quieren conquistar el mundo o al menos a nuestro país? Dios hizo el mundo para que lo compartiéramos y cuidáramos. No para pelear o hacer que un grupo de personas lo posea todo. Por favor, hagamos lo que Él quería y hagamos que todos sean felices también.

Samantha Smith

«Un niño puede desempeñar un papel poderoso en traer la paz al mundo».

Samantha Smith

No te pierdas la respuesta de Yuri Andrópov a Samantha Smith y lo que aconteció luego en la segunda parte de este homenaje.

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: