19 años de la muerte de George Harrison: «el callado». Un diamante que brilló dentro y fuera de la mejor banda de rock de la Historia. (IV).

«Toco la guitarra, escribo algunas canciones, hago algunas películas, pero nada de eso realmente me define. El yo real es otra cosa».

Si estás aquí, pero no has visto las entregas anteriores, te las recomiendo. Usa estos enlaces o navega por las entradas de la página:

https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/2395

https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/2433

https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/2481

También un alma sublime

A mediados de la década del 60, Harrison abrazó el misticismo indio y ayudó a ampliar los horizontes de sus compañeros Beatles, así como de su audiencia occidental, incorporando instrumentación india en su música.

Incluso en 1966, en el apogeo de la fama de los Beatles, Harrison ya estaba girando hacia una dirección diferente cuando se trataba de música. El año anterior, Harrison había sido introducido a la música de Ravi Shankar, afamado músico indio.

Harrison más tarde describió a Shankar como la primera persona que no trató de impresionarlo, pero también fue la primera persona en impresionarlo genuinamente como resultado. Él mismo le llamó «mi nueva alma gemela en la música».

Ambos colaborarían en numerosas ocasiones en sus vidas.

El primero entre los primeros

Harrison fue el primer Beatle en pisar los Estados Unidos, antes del famoso 7 de febrero de 1964 en el aeropuerto Internacional John F. Kennedy. Lo hizo para visitar a su hermana Louise, quien estaba casada y vivía en Benton, Illinois.

El 28 de septiembre de 1963, George terminó en un escenario musical con una banda conocida como Four Vests para un espectáculo en el salón Veterans of Foreign Wars en Eldorado, Illinois.

Con esta actuación, Harrison se convirtió también en el primer Beatle que lo hiciera en los Estados Unidos.

De igual manera, él fue el primer Beatle en lanzar un álbum en solitario, lo cual sucedió el 1 de noviembre de 1968 con el Wonderwall Music, también el primer LP emitido por su nuevo sello, Apple Records.

Cuando se trata de las carreras post-Beatles, pocas personas tienden a recordar que fue, de hecho, Harrison, quien primero encabezó las listas de sencillos y álbumes después de la ruptura. Esto se logró con su álbum triple All Things Must Pass, lanzado en 1971, editado con material que Harrison no pudo sacar con los Beatles.

El álbum pasó semanas en primer lugar, al igual que su sencillo principal, My Sweet Lord.

Phil Spector, al escuchar por primera vez la acumulación de canciones de Harrison a principios de 1970, dijo: «Me había dicho que “tenía unas cuantas cancioncillas para que las escuchara”. ¡Era interminable! Cientos de canciones, y cada una era mejor que el resto. Él tenía toda esa emoción acumulada cuando la liberó conmigo».

Irónicamente, George fue el primer Beatle en hacer una gira en solitario. Fue su gira Dark Horse de 1974 para promover su álbum homónimo.

Un éxito controversial

My Sweet Lord, que fue lanzado como sencillo, y se convirtió en el más vendido de 1971 en el Reino Unido y En Estados Unidos, se volvió sorprendentemente controvertido.

Harrison originalmente le dio la canción a su compañero artista de Apple Records, Billy Preston, para grabar; esta versión, que Harrison coprodujo, apareció en el álbum Encouraging Words de Preston en septiembre de 1970.

Harrison escribió esta canción en alabanza al dios hindú Krishna, mientras pretendía que la letra fuera una llamada a abandonar el sectarismo religioso a través de su mezcla de la palabra hebrea «aleluya» con cantos de Hare Krishna y la oración védica.

Aunque no había nada malo en su mensaje espiritual, algunos se preguntaban si la canción no era tan original. Su melodía era casi idéntica a la de He’s So Fine del grupo de chicas de los años sesenta, The Chiffons, y el editor de esa canción demandó a Harrison por violación de derechos de autor.

Harrison dijo que su canción no tenía que ver con la de Ronnie Mack, sino que había usado el himno cristiano Oh, Happy Day —sin derechos de autor— como su inspiración para la melodía. Sin embargo, Harrison fue declarado culpable de «plagio inconsciente». Aunque la corte también falló algo en favor del cantante, quien terminó siendo dueño de ambas canciones.

Durante la extensa porción de daños y perjuicios de la demanda estadounidense, la balanza se inclinó hacia Harrison, cuando ABKCO Industries de Allen Klein compró los derechos de autor de He’s So Fine, y con ello todas las reclamaciones de litigio,  después de lo cual Klein procedió a negociar la venta de la canción a Harrison.

El 19 de febrero de 1981, el tribunal decidió que, debido a la duplicidad de Klein en el caso, Harrison sólo tendría que pagar a ABKCO 587,000 dólares en lugar de los 1.6 millones demandados, y también recibiría los derechos de He’s So Fine (587,000 fue la cantidad que Klein había pagado a Bright Tunes por la canción en 1978).

El tribunal dictaminó que las acciones de Klein habían violado el deber fiduciario adeudado a Harrison, un deber que continuó «incluso después de que la relación principal-agente terminara».

Su This Song de 1975 fue una mirada satírica a la demanda, y para la reedición de All Things Must Pass grabó My Sweet Lord (2000), una versión que evita las similitudes melódicas con He’s So Fine.

My Sweet Lord ha sido cantada en diferentes versiones por muchos intérpretes musicales. Se ubicó en el puesto 460 en la lista de Rolling Stone de «las 500 mejores canciones de todos los tiempos» en 2004, y el número 270 en una lista similar publicada por la NME (New Musical Express) en 2014. Ese mismo año, fue incluida en el Salón de la Fama del Grammy.

La canción alcanzó el número uno en Gran Bretaña por segunda vez cuando fue relanzada en enero de 2002, dos meses después de la muerte de Harrison.

Proyectos benéficos

Se dice que George inventó el concierto benéfico de una megaestrella de rock con un evento que ha sido ampliamente reconocido como el modelo para otros eventos de caridad de rock como Live Aid y Farm Aid.

Después de enterarse de la difícil situación de los refugiados bangladeshíes que habían pasado por una guerra y un ciclón, en un intento por recaudar fondos de ayuda, Harrison organizó el Concierto para Bangladesh con el músico indio Ravi Shankar, un precursor para conciertos benéficos posteriores, y reclutó a amigos como Eric Clapton, Bob Dylan, Ringo Starr, Billy Preston, Badfinger y Leon Russell para tocar juntos en dos espectáculos benéficos a plena capacidad en el Madison Square Garden el 1 de agosto de 1971.

The Concert for Bangladesh, así como la película y la banda sonora producida sobre el evento, recaudaron más de 12 millones de dólares en 1985. Los beneficios de ese evento siguen yendo al Fondo George Harrison, organizado por UNICEF.

Harrison también actuó en Heartbeat ’86, un concierto para recaudar dinero para una organización benéfica hospitalaria, y en el concierto benéfico Prince’s Trust en 1987.

En 1990 estableció el Angel Appeal rumano para proporcionar apoyo a los niños huérfanos en Rumanía, y reunió un álbum de grabaciones raras de colegas estadounidenses y británicos —Nobody’s Child: Romanian Angel Appeal— en nombre de la apelación.

Nuevo proyecto musical

Mientras que sus esfuerzos en solitario fueron un poco más débiles a lo largo de la década de 1980, Harrison también redescubrió la alegría de la colaboración. Harrison comenzó a hablar de hacer un álbum con sus amigos dentro de la industria de la música. Al reunir a Tom Petty, Bob Dylan, Roy Orbison y Jeff Lynne, formó el supergrupo más grande de la historia con los Travelling Wilburys.

Wilbury era un término de argot que Harrison usó para “We’ll enter ‘em in the mix” («los ponemos en la mezcla»), un descriptor para eliminar errores e imperfecciones menores durante las grabaciones. Cuando el sello discográfico le pidió al supergrupo un nombre, Harrison sugirió a los Trembling Wilburys.  Pero el colectivo decidió que The Traveling Wilburys era mejor.  

El éxito de sus giras y álbumes fue tal que Harrison y Petty experimentaron el resurgimiento de sus carreras.

A pesar del increíble potencial del supergrupo de Harrison, los Travelling Wilburys solo estuvieron activos entre 1988 y 1990, y lanzaron dos álbumes: Volumen 1 y Volumen 3. Roy Orbison estuvo únicamente en el primero, pues murió el mismo año que ese disco fue lanzado.

Espera la última entrega de este homenaje y no te lo pierdas.

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: