Operación Paperclip: en el lado oscuro de la intervención estadounidense en la II Guerra Mundial (VI).

La posición oficialista

Jacobsen cuenta en su libro que, en lugar de negar la historia, el Departamento de Guerra decidió hacer pública una versión saneada de su programa. También pondrían a varios científicos de Wright Field «a disposición de la prensa, la radio y los servicios pictóricos».

Se organizó una jornada de puertas abiertas con censores del ejército que publicaron detalles y fotografías que fomentarían la apariencia de que todos los científicos alemanes en los Estados Unidos eran benignos.

(en la foto, una vista aérea de la base aérea en aquellos tiempos)

En Wright Field, el «experto en dirigibles», Theodore Knacke, dio una demostración con un paracaídas.

De izquierda a derecha: Theodore Knacke; un manual escrito por él; tipo de paracaídas del que fue coinventor.

El octogenario Hugo Eckener, ex presidente de la Luftschiffbau ZeppelinGmbH —la Compañía Zeppelin—, explicó a los periodistas que gracias a su contrato con el ejército ahora estaba trabajando con Goodyear en un nuevo diseño de dirigible.

De izquierda a derecha: Hugo, el LZ127 Graf Zeppelin, y uno de los dirigibles de Goodyear.

Alexander Lippisch, inventor del caza a reacción Messerschmitt Me 163 Komet, fue fotografiado en traje, sosteniendo un modelo a escala de un elegante y futurista avión de ala delta. El científico no hizo énfasis en que su caza a reacción tuviera récords de derribos aliados en la guerra, sino en que este estableció récords internacionales de velocidad.

Lippisch y su Messerschmitt Me 163 Komet.

Ernst Eckert (en la foto), un experto en combustibles para aviones, habló sobre las turbinas de gas de alta velocidad con su marcado acento alemán. Fue por error que el Departamento de Guerra permitiera que Eckert conversara con los periodistas, considerando que el archivo JIOA lo tenía como un ideólogo nazi y exmiembro de las SS y las SA.

(en los puntos 4 y 5 del Apéndice 1 puedes leer reseñas biográficas de Knacke y Eckert, respectivamente; sigue el enlace que te dejo a continuación: https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/8667)

El programa se estaba volviendo difícil de manejar, y no importaba cuánto intentara el JIOA mantener el control, no podían vigilar todas las cosas. Un oficial estadounidense, asignado como portavoz de los alemanes, dijo a los periodistas que disfrutaba mucho trabajando con científicos alemanes y añadió: «Ojalá tuviéramos más de ellos».

A los reporteros se les mantuvo alejados de otros científicos alemanes en Wright Field, particularmente de aquellos que habían sido miembros de escuadrones paramilitares del Partido Nazi como las SS y las SA.

Por ejemplo, en el archivo de inteligencia del experto en Aerodinámica, Rudolf Hermann (en la foto), se escribió que, durante la guerra, mientras trabajaba dentro de los túneles en Kochel, Baviera, Hermann había realizado pases de lista por la mañana con su uniforme marrón de las SA, y que a menudo daba discursos en apoyo de Hitler.

La información en el informe de seguridad OMGUS del ingeniero investigador de aviación nazi Emil Salmon era aún más incriminatoria. En la fábrica de aviones donde había trabajado, se sabía que Salmon llevaba un rifle y vestía un uniforme de las SS. Un memorando decía: «También perteneció a las Tropas de Asalto (SA) de 1933 a 1945 y ocupó el cargo de Líder de Tropa (Truppführer)».

Al traerlo a Estados Unidos, el ejército declaró: «Este Comando es consciente de las actividades nazis del señor Salmon y de ciertas acusaciones hechas por algunos de sus asociados en Europa». Se refería a que durante la guerra Emil Salmon había estado involucrado en el incendio de una sinagoga llena de mujeres y niños judíos en su ciudad natal de Ludwigshafen am Rhein; su caso fue uno de los más despreciables.

Pero Emil estaba ahora en la Base de la Fuerza Aérea de Wright Field en Ohio porque estos militares encontraron su conocimiento y experiencia «difíciles, si no imposibles, de duplicar». Salmon construía bancos de pruebas para motores. Salmon fue protegido por funcionarios estadounidenses después de ser condenado por delitos por un tribunal de «desnazificación» en Alemania.

Para varios eventos de prensa, el ejército proporcionó fotografías de hombres canosos jugando al ajedrez, comprando en una tienda de juguetes en Dayton, Ohio, fumando cigarrillos y tomando el sol en los terrenos del ejército.

Imágenes de los científicos alemanes de paperclip en la base aérea de Wright Field, Ohio, Estados Unidos.
Imágenes de los científicos alemanes de paperclip en la base aérea de Wright Field, Ohio, Estados Unidos.

Los militares colocaron su propio artículo en el periódico Stars and Stripes, pretendiendo contar la historia oficial: Ninguno de los alemanes había sido nazi; los hombres estaban bajo estricta supervisión aquí en los Estados Unidos; todos ellos eran destacados científicos y técnicos «vitales para la seguridad nacional»; y eran hombres de familia con buena moral.

Un pragmatismo similar al de Wev fue expresado por uno de sus colegas, el coronel Montie Fowler Cone (en la foto), jefe de la división de explotación del G-2 mucho tiempo después: «Desde un punto de vista militar, sabíamos que estas personas eran invaluables para nosotros. Solo piense en lo que tenemos de su investigación: todos nuestros satélites, aviones a reacción, cohetes, casi todo lo demás».

Después que 1.600 científicos alemanes, como mínimo, llegaron a los Estados Unidos, se podía imaginar que alguien iba a tomar nota de eso y el gobierno decidió que necesitaba una campaña de propaganda.

(hay una reseña biográfica de este coronel en el punto 1 del Apéndice 3 que puedes leer con un click en el enlace que te dejo a continuación: https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/9680)

Jacobsen señala en su libro: «Se le dijo al público que, gracias a los científicos del Reich, los fabricantes de bebidas ahora podían esterilizar el jugo de fruta sin calor. Las mujeres podían disfrutar de medias largas de nylon que no perdían hilos. La mantequilla podría batirse a razón de 1,500 libras por hora. Estas listas parecían no terminar».

Los columnistas de counterpunch.org informan que, en 1947, había suficiente preocupación pública causada por Drew Pearson como para exigir un juicio preliminar por crímenes de guerra para Rickhey y algunos otros.

Georg Johannes Rickhey fue enviado de regreso a Alemania Occidental y sometido a un juicio secreto bajo la supervisión del Ejército de los Estados Unidos, que tenía todas las razones para liberarlo, ya que la condena reveló que todo el equipo de Mittelwerk, ahora en los EE. UU., era cómplice del uso de la esclavitud y la tortura, y el asesinato de prisioneros de guerra, por lo que también eran culpables de crímenes de guerra.

Así que el ejército saboteó el juicio de Rickhey, ocultando las grabaciones que estaban en los Estados Unidos e impidiendo cualquier interrogatorio a von Braun y otros de Dayton. Al final, Rickhey fue absuelto.

(hay una reseña biográfica de este nazi en el punto 6 del Apéndice 2; usa este enlace: https://wordpress.com/post/elabrevaderojm.com/9680)

Sin embargo, dado que algunos de los materiales de prueba se referían a Rudolf, von Braun y Walter Robert Dornberger (en la foto), toda la grabación se clasificó y se mantuvo en secreto durante cuarenta años, almacenando así evidencia que podría enviar a todo el equipo del cohete a la horca. Altos oficiales del Ejército de los Estados Unidos sabían la verdad.

Hermann Becker-Freyseng recibió la responsabilidad de editar para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos el enorme volumen de investigación de aviación realizada por sus compañeros nazis. Para entonces había sido localizado y llevado al juicio en Núremberg.

El trabajo de varios volúmenes, titulado German Aviation Medicine: World War II, fue finalmente publicado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, completo, con una introducción escrita por Becker-Freyseng desde su celda de la cárcel de Núremberg.

El trabajo omitió mencionar a las víctimas humanas de la investigación, y elogió a los científicos nazis como hombres sinceros y honorables «con un carácter libre y académico», que trabajaban bajo las limitaciones del Tercer Reich.

Uno de sus colegas prominentes fue el doctor SS Sigmund Rascher, también asignado a Dachau. En 1941, este hombre le informó a Heinrich Himmler de la imperiosa necesidad de realizar experimentos a gran altitud en sujetos humanos.

Rascher, quien había desarrollado una cámara especial de baja presión durante su mandato en el Instituto Kaiser Wilhelm, le pidió permiso a Himmler para que le entregaran «dos o tres criminales profesionales», un eufemismo nazi para judíos, prisioneros de guerra rusos y miembros de la resistencia clandestina polaca. Himmler rápidamente aceptó y los experimentos de Rascher comenzaron un mes después.

Los registros de Rascher fueron recogidos por agentes de inteligencia estadounidenses y entregados a la Fuerza Aérea.

En su entrevista con Salon, Eric Lichtblau expuso:

Se trataba de la Guerra Fría. Se trataba de volverse muy, muy rápidamente hacia el nuevo enemigo, los soviéticos, después de la guerra y olvidarse muy rápidamente del viejo. Dos de las principales figuras de la inteligencia estadounidense que realmente defendieron esa mentalidad fueron Allen Dulles en la CIA y J. Edgar Hoover en el FBI durante años y años. Ambos eran ardientes «Guerreros Fríos» que creían que estos tipos eran útiles.
Dulles, de hecho, durante la guerra, antes de ser jefe de la CIA, pero trabajando para OSS, la agencia predecesora, se reunió con el jefe de personal de Himmler (…) Lo vio útil a corto plazo para traer, tal vez, un temprano cierre de la guerra en un punto en el que los alemanes ya estaban destinados a perder, y terminó haciendo que el jefe de personal de Himmler, Karl Wolff, depusiera las armas un par de semanas antes que el resto de los alemanes.
A largo plazo, por lo que quería a Wolff y a los demás era su valor de inteligencia contra los soviéticos. Vio, increíblemente, a Wolff y a los demás como «nazis moderados», que, tal vez, no eran tan malos como algunos de los otros tipos. A pesar de que Wolff fue quien participó activamente en la creación de la red de trenes que llevaron a los judíos a Auschwitz y otros campos.
Dulles no solo ayudó a Wolff a evitar los cargos de crímenes de guerra en Núremberg, sino que lo protegió de los cargos de crímenes de guerra durante años y años después, pues estas eran personas que Dulles pensó podrían ayudar a los Estados Unidos en la Guerra Fría.
Del mismo modo, Hoover pensó que eran útiles. Tomó un rumbo ligeramente diferente: si las acusaciones se presentaban contra los informantes del FBI por su supuesta colaboración nazi, Hoover lo descartaba todo como propaganda soviética. No había nada en estos cargos, diría inevitablemente. Él vendría en su defensa. Esto fue solo una conspiración de la Guerra Fría que estaba siendo lanzada por los rusos, esa fue su respuesta instintiva (…) el FBI reconoció que Hoover era demasiado desdeñoso con la evidencia de los cargos de crímenes de guerra.
Obviamente, Hoover es ahora una especie de figura deshonrada, y el FBI se ha distanciado de él, pero esa era la mentalidad. La expresión era, entre las agencias de inteligencia, que nadie odiaba más a los soviéticos que los nazis, y la idea era que tenían los recursos, las habilidades, el odio a los comunistas para ayudar de alguna manera a los Estados Unidos.
Quiero asegurarme de enfatizar que no estoy diciendo que nada de lo que la CIA está haciendo en este momento alcance el nivel de odiosidad moral de trabajar y proteger a los nazis, pero ¿siente que la lógica que sustentó la decisión —«el enemigo de mi enemigo es mi amigo»— sigue siendo algo que domina el pensamiento de las agencias de inteligencia?
Un colega mío aquí en el Times hizo la comparación, que en realidad creo que está a tono con lo que está preguntando, que sería como si supiéramos dentro de 20 ó 30 años que cientos y cientos de miembros de ISIS no solo habían entrado en los Estados Unidos y vivían libremente, sino que algunos de ellos eran espías para Estados Unidos porque en el camino dejamos de preocuparnos por ISIS y recordamos que ISIS odiaba a Irán e Irán odiaba a ISIS, así que los estamos usando como espías contra Irán porque es el nuevo enemigo y esa es nuestra preocupación.
Eso es obviamente muy hipotético, pero es la misma analogía. Es la misma situación, excepto que las atrocidades nazis fueron obviamente mucho peores que cualquier cosa que ISIS haya hecho. Se trata de olvidar el pasado y enfrentarte a tu nuevo enemigo casi imprudentemente, y olvidar todo lo que vino antes.

En la próxima entrega, hablaremos de «la agencia». No te lo pierdas.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicado por jmhernandezgonzalez

Cubano por nacimiento y corazón. Amigo de quien se lo merece, porque nada comparable con el amor a la familia como la lealtad a un buen amigo. ¿Escritor? Solamente sé que escribir para mí es más que multiplicarme en la inmensidad del tiempo y el espacio dando campanazos de imaginación.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: