Publicación

Durante mi etapa de maestro en las escuelas públicas de Miami-Dade, tuve la suerte y el honor de participar en un taller de escritura creativa para los maestros, organizado por el Departamento de Educación Bilingüe y Lenguas Extranjeras y la Fundación Cuatro Gatos en el 2017. ¡Fue una oportunidad única! Allí estuvimos trabajando con escritores de la talla de Daína Chaviano, Antonio Orlando Rodríguez, Sergio Andricaín, José Ignacio Valenzuela, Verónica Murguía, entre otros. No hubo quien no se divirtiera y, sobre todo, desatara su creación de la mano de esos expertos. De todo lo que allí hicimos salió el libro cuya foto está a la izquierda, donde ellos publicaron trabajos de todas las tareas que se nos asignaron. Desafortunadamente, fue como el «sueño de una semana de verano». No más. Sin embargo, para mí fue parte de esa llamita que me ha empujado hacia el abrevadero. De esa experiencia voy a compartir con ustedes los trabajos que yo hice como parte de mi asistencia. Los primeros serán los que aparecen en el libro. Este es mi modesto homenaje a ese esfuerzo. Gracias por leerlos y comentar qué te parecen.

Tarea: Caracterización de personaje. «El domador de caballos»

Tras controlar su miedo, el guerrero hace retornar su carroza. Avanza resuelto entre los compatriotas que se repliegan hacia la muralla, espantados por la peligrosa cercanía del matador indiscutible, de la presencia omnipotente, del semidiós, del de “los pies ligeros”.

Su yelmo, sus vestiduras, su armadura, su lanza brillan como el sol mismo que, en contubernio con el enemigo, ilumina el campo con obscena intensidad para que todos, hasta quienes, trémulos, se asoman al borde superior de la infranqueable fachada, no pierdan un detalle de este sacrificio.

Claro que el guerrero conoce su destino: la muerte viene hacia él en carroza, furioso, indetenible, como le corresponde al matador indiscutible, a la presencia omnipotente, al semidiós, al de “los pies ligeros”. Va a morir –no puede imaginar un golpe de suerte–, pues solamente los dioses están por encima de este león en piel de hombre.

Pero no le tiembla la mano que ase la lanza cuando baja de la carroza, porque él mismo es más que un príncipe: Él es el padre que moriría por proteger a su hijo y el esposo que defiende a su amada, el caudillo proyectado en sus hombres, el súbdito respetado hasta por su rey. Es la inspiración del amor y el honor, el orgullo de la ciudad, codiciada pero indomable.

Y avanza, resuelto, al encuentro de la muerte, de los dioses, del destino, que cierran filas con los invasores, porque en su saco de coraje lleva a su hijo, a la esposa, a sus hombres, al rey, y a la ciudad indomable.

Tarea: Carta a un amigo

Querido amigo:

Hoy será un día maravilloso. No por la lluvia temprana que me acompañó durante buena parte del camino hasta acá, este gigante de la educación al norte de Miami-Dade – y ya sabes cuánto me gustan los días lluviosos -, sino por la magia comunicativa que la primera oradora del curso esparció sobre nuestro grupo, como si extendiese sobre una mesa yerma uno de esos manteles mágicos de historias fantásticas que, al posarse sobre la mesa, hacen aparecer las delicias que invitan a disfrutar de un fabuloso festín.

Hasta el lugar en sí se ha presentado como salido de un sueño. Camino del aula, tuve que detenerme para complacer mis ojos con la imagen propia de una fábula: un carpintero y su ayudante. El maestro, afanoso, diestro, daba forma a la madera que necesitaba para reparar ciertos muebles deteriorados por el uso y el tiempo. Su ayudante, un solícito elefante de afable rostro, ponía cada tronco necesitado junto a su compañero.

¿No te parece algo extraordinario para un día común? ¡Si los hubieses visto, como yo, compartir el café!

Como te dije: una maravilla en colores.

Un abrazo.

Tu hermano,

José

Tarea: Burlándose de uno mismo. «Querida dentadura».

Hachas sin filo, inservibles para cortar madera.

Bloques sin fortaleza necesaria para construir.

Paletas de molino imposibilitadas de girar en el viento.

Sin embargo…

También puerta frontal de la salud por dentro.

Balcones siempre abiertos a la carcajada sincera.

Terribles, pero funcionales.

Así son mis dientes.

Tarea: Microficciones. «Monarcas».

El rey gritó: “¡Al combate!” Y al campo salieron los perros de la guerra, ladrando, mordiendo, despedazándose la carne mutuamente, de ambos bandos. Lo hacían por el honor, por la gloria, por la eternidad.

Tras el silencio, el rey vencedor ascendió la montaña de los inmóviles valientes y, en la cima, con inmensa satisfacción, llenó sus pulmones con el aire cargado de su honor, su gloria, su eternidad.

Tarea: Leyendas. «¿Por qué el mar nunca se seca?»

El mar nunca se seca para que podamos admirar la belleza de los corales, temer la furia de las tormentas o la mordida del tiburón, y enamorarnos de las ballenas y los delfines. Para que podamos degustar las delicias que nos regala y respirar la gloria de aventurarnos más allá del horizonte y así sentir la satisfacción de ver una nueva cara.

5 comentarios sobre “Publicación

  1. Estimado amigo me encantó. Una sensación dulce que me decía: serán felinos o humanos? En fin un erotismo rico, agradable y poético. Un abrazo. Tu semi tocayo de la Lenin

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: